Kiosco

El Periódico Extremadura

Tras el informe de Intervención sobre irregularidades en las autorizaciones

Solana niega cualquier anomalía con las deudas a la Policía Local de Badajoz

La concejala dice que lleva avisando desde junio de que se agotaba la partida presupuestaria y que en dos años nunca han pasado jornadas extraordinarias por la Junta de Gobierno Local

La concejala María José Solana. SANTIAGO GARCIA VILLEGAS

"Ninguna irregularidad, todo está acreditado y documentado". Lo dijo ayer la concejala de Policía Local, la popular María José Solana, claramente molesta con el informe de Intervención sobre la tramitación de servicios extraordinarios de la Policía Local de Badajoz, cuyo contenido hizo público este diario.

Según Intervención, las irregularidades consisten en que se han realizado servicios extraordinarios por la vía de hecho, con la simple autorización firmada por el superintendente con el visto bueno de Solana, sin que exista una resolución previa de la Junta de Gobierno Local y sin crédito suficiente. Además, no se acreditó que los policías realizaron las 80 horas fuera de su jornada ordinaria y cinco festivos que constan en su complemento específico.

Solana lamentó que se pueda poner en cuestión el trabajo de servicio público que realiza la Policía Local de Badajoz, «que cuando los demás estamos disfrutando, ellos están trabajando». Según la concejala, en Badajoz han empezado a multiplicarse las actividades que requieren presencia policial y desde junio del año pasado llevaba avisando de que la partida para las jornadas extraordinarias «se estaba agotando». La reacción del alcalde, Ignacio Gragera, siempre ha sido que la celebración siguiese adelante, según la concejala, que entiende que así debe ser, que la ciudad no puede dejar de organizar actividades que repercuten en su economía y en muchos sectores. «Afortunadamente no ha habido percances, porque hay policías que hacen bien su trabajo».

«Ningún evento de esta ciudad no tendrá los dispositivos de seguridad que merecen los ciudadanos», defendió. Y cuando se requiere un dispositivo, ella lo firma y lo envía a Personal. Según Solana, cuando avisó de que no había dinero, se empezó a «suplicar» a los policías que trabajasen, «que ya se les pagaría». La concejala asegura que cada vez que tenía que firmar un dispositivo lo enviaba y por escrito informaba al alcalde de la situación, cuya respuesta siempre ha sido «que se haga», aunque ya no hubiese partida. «Yo hubiese hecho lo mismo», porque se tenía que celebrar la Cabalgata, Carnaval o Semana Santa. «Y si trabajan, tienen que cobrar». El sindicato mayoritario de la Policía Local Aspolobba ha venido denunciando que la deuda data desde septiembre.

En cuanto a la autorización de la Junta de Gobierno Local, Solana afirmó que «en dos años» la comisión de horas extraordinarias, donde están la interventora y el jefe de servicio de Recursos Humanos, «no ha pasado ni una sola hora extra ni una sola jornada extraordinaria» por la Junta de Gobierno Local, «si siquiera las que cobran ellos. «El alcalde, Personal e Intervención eran conocedores de que no había partida y yo no tengo ningún escrito de que no se hiciera», manifestó Solana, que insistió en que «aquí no se ha firmado nada que no fuese correcto».

Para poder pagarles ahora, todos los policías, uno por uno, han tenido que justificar las horas trabajadas. Así se ha hecho. Solana aclaró además que las horas extras no son servicios extraordinarios y que se tienen que atender situaciones «sobrevenidas» que no se pueden planificar. «Que no nos hablen de irregularidades porque no existen, ni ilegalidades», recalcó Solana, quien adujo que se ha levantado el reparo en Junta de Gobierno Local con presencia de la propia interventora.

Solucionado

A diferencia de Solana, el alcalde no quiso ayer entrar en polémica ni en justificaciones, tras hacerse público el informe de Intervención. A preguntas de este diario, Gragera intentó evitar las discordias en el seno del gobierno de coalición. No negó que las irregularidades hayan existido y la defensa a la que se aferra es que una vez que se han detectado se han corregido y el procedimiento que se está siguiendo con los servicios extraordinarios es el que marca la normativa. «Son cuestiones que a veces uno se encuentra y hay que irlas solventando y regularizando», comentó. «Lo que se plantea es que existe un reparo, una objeción, que se ha levantado porque se han subsanado todas las deficiencias y ya no existe ningún problema», se limitó a comentar el alcalde, para quien «las situaciones se van solventando tal y como vienen dadas y se van ajustando los criterios técnicos de los funcionarios de la casa y cuando se les puede dar solución se soluciona y es una muy buena noticia que se puedan acortar plazos».

El retraso en el pago de estos servicios ha provocado que la Policía Local se plante y se niegue a seguir prestándolos, poniendo en un brete la próxima celebración de fiestas multitudinarias como Los Palomos (el 4 de junio es el día grande) y la feria de San Juan (a finales de ese mismo mes). El alcalde no quiere líos, al menos públicamente, y se mantiene en el empeño de solucionar el problema con la Policía Local para que la ciudad pueda celebrar estas convocatorias con seguridad. De momento, no han cobrado ni siquiera la deuda de 2021.

Compartir el artículo

stats