Aunque pueda parecer extraño, la esencia cultural de Dublín se traslada a una calle del Casco Antiguo de Badajoz una vez al mes.

El pub Espantaperros organiza desde hace un año sus ‘Celtic Sessions’, tardes de música irlandesa improvisadas en las que no faltan incluso asistentes vistiendo el ‘kilt’, la tradicional falda escocesa. «Cada vez más gente viene así vestida. Estas tardes se están convirtiendo en tradición», explica su creador y dueño del establecimiento, Vicente Rolo.

La idea nació hace algo más de un año, en septiembre de 2022, cuando Vicente lo comentó con un grupo de amigos que tocan este tipo de música. Desde la primera sesión supieron que aquello no debía morir. «Se crea un ambiente muy especial en el bar».

Así, en formato acústico y en formaciones de tríos, van saliendo a tocar de forma improvisada. Es por eso que las sesiones no tienen una duración concreta. «Depende de cuál sea el ambiente del día y del humor de los músicos. No ha habido ninguna más corta de dos horas, eso sí». Gaitas, guitarras de doce cuerdas, flautas dulces y todo tipo de instrumentos tradicionales celtas pasan por el establecimiento una vez al mes, siempre a las 18.30 horas de la tarde. 

La celebración de las ‘Celtic Sessions’ suele anunciarse con antelación en redes sociales y la entrada a la misma es libre. La de diciembre se celebra esta misma tarde.