Tras el galardón de la Crónica de Badajoz ha recibido el Premio Pyme de la Cámara de Comercio de España y el Premio Mujer Empresaria de CaixaBank… ¿Qué explicación hay a esta cascada de reconocimientos?

Me gustaría pensar que se debe a la dilatada trayectoria de Vegenat y al hecho de que la gestión recaiga en una mujer. Afortunadamente cada vez hay más mujeres liderando proyectos, pero no suele ser lo habitual. No es muy frecuente tener empresas familiares que hayan cumplido más de 41 años de vida, más aún, si su actividad está relacionada con la transformación del sector primario; Vegenat ha sido una empresa capaz de adaptarse a los cambios legislativos, dentro de la Unión Europea y a la competencia voraz de terceros países productores de materias primas de baja calidad. 

El proyecto de internacionalización de Vegenat espera una producción anual de 12.000 toneladas ¿en qué consiste grosso modo? ¿A cuántos países va a llegar?

El proyecto de internacionalización de nuestra compañía tiene como objetivo expandir nuestro alcance a nivel global y aumentar nuestra capacidad de producción, para ello trabajamos en diferentes proyectos. Estamos mejorando la genética de nuestras variedades para incrementar el porcentaje de materia seca y estamos desarrollando cebollas con resistencia a plagas y enfermedades.  Actualmente, exportamos a 52 países. E históricamente nunca hemos podido vender cebolla en EEUU y no hemos llegado a otros lugares porque o bien los aranceles o la logística encarecían el precio del producto. Sin embargo, con la pandemia se ha puesto de manifiesto lo importante que es tener asegurado el suministro con las garantías de calidad que requieren nuestros clientes. Clientes de más de 35 años y casi todos ellos operan a nivel global, son ellos los que quieren que les acompañemos, eso nos abre nuevas posibilidades.

Es la segunda generación de una empresa familiar ¿cómo se siente tras ser heredera de una tradición de más de cuatro décadas en el mundo de la producción de materias primas de alta calidad y baja bacteriología? 

Ser parte de la segunda generación de una empresa familiar me llena de un tremendo orgullo pero también de una gran responsabilidad y compromiso. Es un honor poder seguir los pasos de mis padres, quienes han trabajado arduamente para establecer y hacer crecer nuestro negocio a lo largo de los años. Esta tradición familiar representa no solo una historia de éxito empresarial, sino también valores arraigados como la pasión por la calidad, la dedicación al trabajo duro y el compromiso con nuestros clientes. Estos valores son el cimiento de nuestra empresa y nos guían en cada decisión que tomamos.

¿Dónde se demanda este producto?

La cebolla deshidratada es un ingrediente muy versátil y se utiliza en una amplia variedad de productos, es el vegetal más consumido del mundo. No obstante, algunas de sus principales aplicaciones las podemos encontrar en:

  • Platos preparados: como guisos, sopas, pastas, arroces, pizzas, hamburguesas o rellenos. 
  • Panadería y repostería: en la elaboración de panes, galletas saladas, crackers y otros productos horneados. 
  • Comida rápida y snacks: como patatas fritas, aperitivos salados, nachos, etc. Hoy por hoy, te diría que es casi imposible tomarte un aperitivo sin comer cebolla de Vegenat, nos alegra mucho poder participar de los buenos momentos de muchas personas en todo el mundo.

En cuanto a los lugares donde se consume más cebolla deshidratada, es importante destacar que su demanda es global. Sin embargo, algunos de los principales consumidores son Estados Unidos, Europa (especialmente en países como Alemania, Francia y Reino Unido), Asia (como India y China) y América Latina.

¿Qué papel desempeña la innovación y el desarrollo en la compañía? 

La innovación permite a una empresa adaptarse a los cambios del mercado, encontrar nuevas oportunidades y mantenerse competitiva. En nuestro caso, la innovación ha sido parte clave de nuestro ADN y estrategia empresarial. Hay que tener en cuenta que Vegenat es una empresa que actúa en un mercado muy nicho. Nuestros productos son muy específicos y de una calidad muy concreta, pues necesitamos dar respuesta a una demanda de una industria alimentaria muy exigente con los controles de calidad. Hay muchas empresas haciendo deshidratados por el mundo, pero no al nivel tecnológico y de calidad que al que lo hacemos nosotros. Yo siempre digo que somos el Rolls Royce de las materias primas deshidratas, a priori todas parecen iguales, pero una vez las abres y miras al detalle, te das cuenta de que no estamos hablando de lo mismo.  Este proceso ha sido arduo y costoso, eso es innegable. La innovación y el desarrollo en las empresas cuesta mucho dinero y necesita de muchos recursos, pero finalmente es lo que hace que destaques y te diferencies de todos los demás para poder agregar un gran valor a los clientes. 

¿Y la transformación digital?

La transformación digital de nuestra empresa ha marcado un antes y un después en nuestra forma de trabajar y de conocer nuestros procesos productivos. Hoy por hoy, Vegenat es una empresa totalmente vanguardista, a la cabeza del sector agroalimentario en esta materia.  Hace más de una década iniciamos el proceso de digitalización y automatización y gracias a ello, hoy contamos con una industria 4.0.  Nuestro proceso productivo está totalmente controlado y monitorizado. Además, nos ayudamos de la inteligencia artificial para poder definir y controlar la calidad de nuestro producto, lo que nos permite hacer un producto totalmente a la carta y cumpliendo las necesidades específicas de cada uno de nuestros clientes. 

¿Cuáles son las metas más inmediatas de la compañía?

Las metas más importantes que tenemos ahora mismo son; atraer nuevos clientes y retener a los existentes, con el objetivo de mejorar la experiencia del cliente y siempre con la idea de ofrecer productos y servicios de altísima calidad, así como valores que nos representen y nos diferencien de nuestros competidores.  Seguimos trabajando en la internacionalización como eje principal de nuestro crecimiento. Nos encontramos en la búsqueda continua de nuevos países, mercados y ampliando y desarrollando nuevos productos. De hecho, ahora lanzamos nuestra marca Mr. Cook, a través de la cual acercaremos nuestros productos deshidratados al gran consumo. Hemos diseñado un formato más pequeño y asequible, adaptado al hogar, que hará las delicias de los más cocinillas y lo hacemos de la mano del mejor centro de desarrollo gastronómico del sector, el Basque Culinary Center. Estamos muy ilusionados con la idea de poder llevar los deshidratados a miles de hogares en todo el mundo. Es increíble la cantidad de aplicaciones que tienen nuestros cítricos y aceitunas, desde aquí os invito a que los probéis y disfrutéis haciendo recetas divertidas con toda la familia.