La petición de la comunidad musulmana en Badajoz de tener un espacio exclusivo para enterramientos islámicos sigue sin ser atendida. El imán de la mezquita de Badajoz, Adel Najjar, afirma que insistirá al alcalde en su demanda ya que entienden que se trata de una «justa reivindicación».

Gragera ya trasladó en 2021, poco después de llegar al cargo, que no era su intención ceder ese espacio tal y como pedía la comunidad, siguiendo la estela del anterior alcalde Francisco Javier Fragoso. No obstante, el colectivo no tira la toalla y tras su reelección como primer edil, intentará que el regidor cambie de opinión. El imán muestra su confianza en que Gragera entienda la reivindicación del colectivo, que pretende solicitar una nueva reunión reunión con el regidor tras las vacaciones veraniegas.

En la actualidad los ciudadanos musulmanes que fallecen deben ser trasladados a cementerios de otras comunidades o países para ser inhumados, en muchos casos con desplazamientos a territorios como Marruecos, con el gasto en tiempo y dinero que ello supone para sus familiares y amigos. El objetivo de su petición es evitar esfuerzos y trámites a la hora de enterrar a sus seres queridos.

En la actualidad hay unos 21.000 ciudadanos musulmanes en Extremadura, más de 2.000 en la capital pacense.