Si el PP vuelve a gobernar en Badajoz, en los próximos cuatro años invertirá en los barrios 67 millones de euros desglosados con actuaciones concretas «en todos y cada uno, como hemos venido haciendo desde que terminó la pandemia hasta el día de hoy», anunció ayer el candidato popular a la alcaldía, Ignacio Gragera. En concreto, el cabeza de lista del PP mencionó «un plan integral del agua» dotado con 10 millones de euros para renovar las redes de abastecimiento y de saneamiento de la ciudad «que más falta hacen» y, como medida más concreta, construirán un nuevo depósito de agua en Cerro Gordo, para evitar los problemas de presión que sufren los vecinos de este barrio y mejorar las prestaciones del servicio.

Entre las iniciativas del PP hay otras infraestructuras como la conexión de La Banasta, Las Vaguadas y Llera con la carretera de Olivenza en los viales que son de titularidad pública en los desarrollos urbanísticos, con una inversión de 4 millones de euros. En la actualidad los vecinos de estos tres barrios de Badajoz solo tienen una conexión con la carretera de Olivenza a través de la avenida Jaime Montero de Espinosa.

Del global de la inversión, 20 se destinarán a cinco aparcamientos subterráneos. Tres ya están con el proyecto «hecho o casi hecho» y pendientes de iniciar los trámites para que comiencen las obras, como son los de la calle Prim, Eugenio Hermoso, Entrepuentes y Valdepasillas. El quinto es el también anunciado en la plaza de Cecilio Reino Vargas, para dar solución a la falta de espacio donde estacionar en Pardaleras. Además, el PP quiere habilitar más de cien plazas de aparcamientos en superficie en la calle Nazaret, en San Fernando.

Gragera también lanzó que seguirán colocando toldos en áreas de juegos de los parques infantiles y que van a renovar el paseo de la Radio y la plaza de Santa María de la Cabeza. En concreto, en esta última, el candidato habló de una renovación completa pues este espacio sufre desde hace años problemas de humedad, se cambió la fuente y a continuación se trataría de actuar en las zonas verdes y las escaleras, que necesitan una reforma. «Hace más de 25 años que no se toca y vamos a seguir trabajando en mejorar los espacios públicos», manifestó.