Cuatro meses han pasado desde que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) sacó a licitación las obras para urbanizar 300 metros del final de la avenida Ricardo Carapeto, una obra que el ayuntamiento y los vecinos llevan años reclamando y cuyo plazo de ejecución, una vez adjudicada, será de dos años. Este martes, el alcalde de Badajoz, Ignacio Gragera, ha pedido al ministerio que «adjudique ya» estos trabajos y ha calificado de «inconcebible» el plazo de dos años que se ha marcado.

Gragera ha realizado estas declaraciones durante su visita a las obras que acomete el ayuntamiento en San Roque, en concreto las de renovación de 3.800 metros de la red de abastecimiento de agua en Ricardo Carapeto, que incluye 150 acometidas domiciliarias, 13 hidrantes antiincendios y 50 bocas de riego y cambiar más de 4.900 metros cuadrados de aceras. La inversión en esta actuación es de un millón de euros. El alcalde ha aprovechado para anunciar la renovación integral de las aceras de la calle Vistahermosa, que los vecinos vienen reclamando.