El nuevo puesto de la Guardia Civil en Suerte de Saavedra estará operativo en 2023. De esta forma, la Benemérita volverá a tener dependencias oficiales en esta barriada, donde ya se trasladó de manera provisional la comandancia pacense en la década de los 90, mientras se realizaban reformas en el acuartelamiento de Santo Domingo, su actual sede. 

En estos momentos se están llevando a cabo las obras de adecuación de las instalaciones, ubicadas en los bajos de los conocidos como ‘pisos de la Guardia Civil’, en concreto en los portales 6 y 8 del número 15 de la calle Víctor Moreno Márquez. Los trabajos están «muy avanzados» y la previsión es que terminen en el primer semestre del próximo año, según señalaron fuentes de la Delegación del Gobierno en Extremadura. 

A este puesto se trasladarán 43 agentes del acuartelamiento de Santo Domingo, que seguirán desarrollando los mismos servicios que tienen en la demarcación propia de la Guardia Civil: vigilancia de las urbanizaciones del entorno de la ciudad y los poblados, pues en el casco urbano de Badajoz las competencias en materia de seguridad ciudadana corresponden a la Policía Nacional y las relacionadas con tráfico y el cumplimiento de las ordenanzas municipales, a la Policía Local.

Con el traslado de parte de la plantilla a las nuevas dependencias de Suerte de Saavedra no solo se recuperará el uso de una propiedad del Ministerio del Interior que lleva dos décadas vacía, sino que permitirá contar con más espacio en el cuartel de Santo Domingo, a donde en el 2013 se trasladaron los guardias civiles de los puestos de Gévora y Valdebótoa, tras decidir unificarlos con el de Badajoz. 

Además de las obras de adecuación de las nuevas instalaciones propiamente dichas, también será necesario adoptar las medidas de seguridad del perímetro, donde se prevé la instalación de cámaras de vigilancia, así como un acceso exclusivo para los vehículos de la Benemérita. Cuando en abril de 2021 se anunció que la Guardia Civil tendría en el futuro presencia permanente en Suerte de Saavedra, ya se solicitó al Ayuntamiento de Badajoz la adecuación del entorno del nuevo puesto, a lo que el entonces alcalde, Francisco Javier Fragoso, se comprometió, tras mostrar su satisfacción porque se hiciera realidad el «anhelo» de que la Benemérita abriese un puesto principal en esta barriada pacense.

Los conocidos como pisos de la Guardia Civil son tres grupos de edificios, con 90 viviendas cada uno. En dos de ellos tienen su residencia cerca de un centenar de agentes de este cuerpo y el otro, en el que ahora viven varias familias como ‘okupas’, es el que la Junta de Extremadura tiene previsto reformar para ampliar el parque de viviendas sociales de la ciudad.

«Toda la seguridad que venga al barrio es bienvenida», aseguró el presidente de la Asociación de Vecinos de Suerte de Saavedra, Fernando Golsalbes, sobre el futuro puesto permanente de la Guardia Civil en la zona. Aunque es consciente de que este cuerpo no tiene competencias para actuar en materia de seguridad en la barriada, sí recoció que en caso de que sea necesario, podrá intervenir como apoyo, y que su mera presencia ya sirve como medida preventiva.

Durante año, los vecinos han reclamado una comisaría de la Policía Nacional en Suerte de Saavedra, sin embargo, a juicio de su presidente, en estos momento, hay otras prioridades, como las nuevas viviendas sociales de la Junta, la puesta a punto de la barriada o el centro de mayores, al que no renuncian.