Kiosco

El Periódico Extremadura

El preludio lo amenizará la OEX con un concierto

Unos fuegos artificiales con efectos digitales

Durante diez horas los técnicos preparan las más de 4.000 unidades

Los ciudadanos disfrutan del espectáculo del pasado año SANTIAGO GARCIA VILLEGAS

Ya llegó uno de los días más esperados por los vecinos de la ciudad, ese en el que la noche se ilumina y brilla y en la que el suelo y los cuerpos retumban por el estruendo de los fuegos artificiales, la noche de San Juan. Un espectáculo de pirotecnia con unos 330 kilogramos de explosivos y más de 4.000 unidades que, durante 25 minutos, se dispararán desde el puente de Palmas ante el asombro de miles de personas. Uno de los técnicos de la empresa Pirotecnia Zaragozana, Luis Brunch, explicó que comienzan a montar todas las piezas a las 7.00 horas y que tardan aproximadamente diez horas hasta que finalizan.

Sonrisas, espirales y corazones, además de lo típico de siempre, con palmeras de diferentes formas, efectos y colores, alcanzarán el cielo pacense en otra noche mágica. Lo más novedoso para este año son los efectos digitales que se verán en lo que la empresa denomina fuego bajo, que es hasta 30 metros de altura. Una vez que concluye el espectáculo recogen los utensilios de montaje como los tubos y los elementos que utilizan para sujetar los explosivos y los trabajadores del servicio de limpieza dejan el puente impoluto.

Otra de las novedades es el concierto de la Orquesta de Extremadura para amenizar el preludio en el embarcadero de la Margen Derecha, todo ello si no lo estropea la lluvia. Lo que si está claro es que habrá que ponerse una sudadera o echarse una manta por encima para resguardarse del frío que se ha asentado desde hace unos días.

Compartir el artículo

stats