Kiosco

El Periódico Extremadura

Feria de San Juan 2022

Los niños se apoderan de las atracciones

Los precios oscilaban entre los dos y los tres euros

Padres y niños pasean por la calle del recinto entre las atracciones. SANTIAGO GARCIA VILLEGAS

Si ya de por sí es habitual ver a muchos niños disfrutando de los diferentes tipos de atracciones que la feria ofrece, el día dedicado a ellos toman el control y copan la inmensa mayoría, como hicieron este martes, aprovechando que cuestan la mitad que el resto de días. Los padres también se valen de esta disminución para que sus hijos se puedan montar en cacharros que no habían probado sin que les escueza tanto el bolsillo. De todos modos, siempre se hace un esfuerzo por ver la felicidad en los rostros de los pequeños con la emoción de las máquinas, comiendo algodón dulce o cogiendo los globos y peluches que han conseguido.

Las mayoría de las atracciones valía el martes 2,5 euros, aunque los clientes se encontraron algunas más caras de 3 euros como el Dragón Elliot y otras más baratas de dos como el Tren de la Bruja. Roberto, su mujer y sus hijos de 6 y 8 años era la primera vez que visitaban el recinto este año y fueron sin un presupuesto fijado para que se montaran donde quisieran. El niño se decidió por los coches chocantes y la niña por la camas elásticas. El caso contrario es el de Lupe, que con su marido y sus dos hijos de 11 y 13 años si tenían una cuantía marcada que a lo mejor lo modificaban. La joven se decantó por el Ratón Vacilón y descartó otras como el barco porque tampoco se quería arriesgar.

Por otro lado, el martes fue el segundo y último día con dos horas sin ruido, de 19.30 a 21.30 horas para favorecer que pudieran acudir niños con autismo, una medida de la que están muy agradecidas las familias, según apuntó el presidente de la Asociación de Padres de Personas con Autismo de Badajoz (APNABA), Román Robles. A su juicio, la sociedad va tomando conciencia del problema de estas personas. «Hay niños a los que el ruido les trastoca totalmente, se tapan los oídos, chillan y se golpean», aseguró.

Compartir el artículo

stats