El Belén 'La Nacencia', que se puede visitar hasta el 7 de enero distribuido por las calles de la localidad pacense de Villar de Rena, cumple su séptima edición con varias novedades como un cambio en su distribución o nuevas figuras.

Por un lado el nacimiento vuelve a cambiar su distribución y regresa a la zona junto a iglesia y la carretera, de forma que volverá a servir de carta de presentación al visitante.

Este año ha habido un incremento de figuras, que supera el centenar. En concreto, presenta 46 figuras humanas y unas 70 de animales, frente a las 30 y 50 del año pasado, respectivamente. La peculiaridad de este belén es que cada personaje tiene la cara de un vecino o vecina de la localidad, se trata de figuras a tamaño natural que están realizadas con materiales reciclados.

Entre las novedades, destaca también la de un «imponente» ángel encima del portal, la figura de una alfarera, otro soldado, grullas, un telar y, en definitiva, nuevas escenas e, incluso, una bonita fuente, según indica en nota de prensa la Diputación de Badajoz, que ha colaborado un año más en este belén.

Las diversas escenas del belén se extienden por las traseras y el costado de la Iglesia de Villar de Rena, la plaza de la localidad y por la calle que va hacia la sierra del pueblo. Un nacimiento abierto al visitante las 24 horas del día, con el portal, los pastores en sus chozos, los Reyes Magos, o que reflejan tres religiones, cristianismo, islamismo y budismo.

Como curiosidad, este año incluso una de las vacas lleva una mancha con la forma del mapa de Extremadura, que supone un guiño al centenario que cumple este año 'El miajón de los castúos', la obra que catapultó a Luis Chamizo y autor del poema de 'La Nacencia' -que da nombre al belén-.

El precursor del Belén de 'La Nacencia' fue Alfonso González Moreno, fallecido en 2020. En este caso, el Ayuntamiento de Villar de Rena quiso tener un detalle con él y por eso le nombró en 2021 Hijo Adoptivo de la localidad a título póstumo.