El Ayuntamiento de Alburquerque se ha puesto al día en el abono de las nóminas a los trabajadores, después de tres años de retrasos e impagos, gracias a un adelanto de la Diputación Provincial.

A finales de 2020 comenzaron los retrasos e impagos por parte del Ayuntamiento de Alburquerque, una situación que se ha mantenido durante tres años, hasta que ahora ha conseguido ponerse al día con la plantilla de trabajadores -unos 140 más los eventuales-.

Primero se les abonaron los atrasos, después los intereses derivados de las sentencias judiciales por reclamación de cantidades y ahora hace lo propio con la nómina de octubre.

Aún se adeudan cantidades a los trabajadores que no denunciaron al Ayuntamiento o se encuentran a la espera de contar con sentencias firmes.

En esta semana también se satisfarán las cuantías adeudadas que restaban a suministradores y proveedores.

Según fuentes municipales consultadas por EFE, el Ayuntamiento cuenta con liquidez en tesorería para lo que resta de 2023 gracias a un adelanto de la Diputación de Badajoz sobre los impuestos a recaudar durante el ejercicio 2024.

Esto soluciona el problema de liquidez, únicamente, a corto plazo, porque el próximo año habrá que devolver la cantidad ahora anticipada, en torno a 500.000 euros.