A ratos sale el sol, a ratos las nubes, hay quien lleva abrigo y bufanda y quien se ha atrevido con una manga corta, pero lo cierto es que el tiempo ha permitido que este martes de Carnaval las comparsas dejen a Badajoz presumir de fiesta con su gran desfile. Las agrupaciones han tomado el centro de la ciudad y lo han llenado de ritmo, baile y color.

Si bien han sido los tractores los primeros participantes, los cuales han querido aprovechar el foco mediático para seguir reivindicando que el sector agrario está al límite y para dar las gracias a la ciudadanía por su apoyo, el desfile oficial ha arrancado con Los Tukanes, que han traído el festival de Eurovisión al Carnaval pacense. Han logrado arrancar con fuerza un espectáculo en el que participan más de 11.000 aficionados.

Miles de personas se han acercado a los distintos puntos del recorrido para no perder detalle de la coreografía de cada grupo. Por ejemplo, han aplaudido en varias ocasiones a la comparsa Los de Siempre. Con versiones de La Bamba y Salta conmigo han sorprendido con un traje en tonos azules que se convierte en acordeón cuando se levantan la falda.

También ha gustado el intenso ritmo que lleva La Movida, de Gévora. Su disfraz, 'El origen del bosque', incluye una máscara animal.

Sin duda, ha llamado la atención Los Lingotes, la comparsa de Talavera la Real. Se han inspirado en la fiesta de los difuntos de México y han jugado con el concepto de la muerte. Con un trabajado maquillaje, con pétalos artificiales alrededor de los ojos, han montado una coreografía en la que entran en un túnel negro y salen como esqueletos. Un colorido gorro completa el disfraz de un grupo que nunca deja indiferente al público.

Con aires mejicanos también ha aterrizado en el desfile la comparsa Vendaval, que se ha traído a los carnavales de Badajoz la casa de Frida Kahlo y Diego Rivera.

Quienes han brillado igualmente con su disfraz han sido los componentes de Vas como quieres: se han convertido en divertidos botones de un gran hotel, con mucho dorado deslumbrante.

Asimismo, la comparsa Los Makumbas, desde Barcarrota, han viajado hasta la mitología egipcia para configurar su disfraz y su coreografía, que han defendido con fuerza hasta el final del recorrido, donde muchos llegan agotados.

De hecho, Cruz Roja ha tenido que intervenir en algún que otro mareo en la plaza de San Atón, donde acaba el baile.

Son 54 comparsas las que desfilan este año por Badajoz (tres más que en la anterior edición), más 16 grupos menores y 35 artefactos. Un espectáculo que dura unas 10 horas.

Los ganadores se darán a conocer en torno a las 23.45 horas de este martes.