Este año en Badajoz los carnavaleros deberán escoger entre ir al Gran Desfile de comparsas, grupos menores y artefactos en Santa Marina o enterrar a la sardina en Ricardo Carapeto. A pesar de la coincidencia horaria la hostelería en San Roque desarrollará su actividad como años anteriores. Bares como Las Encinas II o El Rincón, con los pedidos de comida y bebida realizados desde la semana pasada, comienzan ya con los preparativos. Ramón, camarero de Las Encinas aclara: "tendremos lo típico de la fiesta: pinchitos, chorizo, sacaremos terraza pero no barra. Será como un domingo más".

Este año la limitación será que no habrá el corte al tráfico en la avenida Ricardo Carapeto que permitía a los establecimientos contar con espacio en la calle para sacar barras. Aun así son muchos los que harán uso de ellas y difunden por redes sociales los precios de tapas y raciones con el objetivo de animar a la población a que acudan al tradicional entierro.

Ante la decisión del ayuntamiento de trasladar el desfile del domingo al martes, las dos actividades coincidirán simultáneamente. Ante ello los hosteleros afectados se muestran insatisfechos. Para muchos la mejor opción hubiera sido aplazar el desfile a otra fecha, "es una tradición, nos hemos quedado sin dos meses de empujón, supone pérdidas económicas. Creemos que se podía haber buscado una solución menos tajante", apunta Ramón. A su vez Isabel, trabajadora de El Rincón, cree que podrían existir otras alternativas que no afectasen tanto a una de las partes "las comparsas son las que mueven el entierro, con un desfile tan grande a las 12 de la mañana se han cargado la fiesta", asegura.

La fiesta de la sardina suponía un impulso económico para los hosteleros de San Roque, ya que como resalta Isabel: "nosotros empezamos el año en febrero con el carnaval, no en enero". Los bares realizan los pedidos de bebida y comida con antelación pero muchos de ellos ya no pueden ser cancelados por lo que no suspenderán la práctica y llevarán a cabo la actividad sin el desfile. Isabel apunta que el problema son los pedidos de carnes y sardina que no pueden ser reembolsados, en su caso desde su bar han encargado 500 kg de carne. Este año hay locales como El Rincón que optarán por no hacer uso de barras fuera del establecimiento, pero que desarrollarán la fiesta en el interior "aunque sea dentro, asaremos mismamente en la propia cocina los pinchitos y la comida para no desperdiciarla", agregó.

Vecinos en la terraza del bar El Rincón en la Avenida Ricardo Carapeto en Badajoz esta mañana Antonio Hernández

Los vecinos de la zona por su parte continuarán un año más apostando por el tradicional entierro y acudirán a los bares a partir del mediodía, "está muy feo que quiten la fiesta de un barrio para llevarlo a otro. Cada uno que vaya donde le dé la gana, yo me quedo aquí", explicaba una vecina.