Decenas de personas se han sumado este mediodía en Badajoz al minuto de silencio por la cruel muerte de los dos guardias civiles en Barbate, que el pasado viernes fueron arrollados por una lancha cuando participaban en una operación contra el narcotráfico.

El Ayuntamiento de Badajoz ha convocado este acto a instancias de la Federación de Municipios y Provincias de España (FEMP), que ha instado a todos los consistorios de España a guardar un minuto de silencio como muestra de apoyo y solidaridad con las familias de los dos agentes fallecidos y en reconocimiento a la labor que realizan los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Al acto han asistido, entre otros, el alcalde, Ignacio Gragera, el consejero de Presidencia e Interior, Abel Bautistas, representantes de los tres grupos políticos en el ayuntamiento pacense, así como miembros de la Guardia Civil y de las policías Nacional y Local, además de vecinos a título particular.

Los guardias civiles fallecidos son David Pérez, de 43 años, nacido en Barcelona, que estaba casado y tenía dos hijos, y Miguel Ángel González, de 39 años, natural de San Fernando, que deja una hija huérfana y viuda.

De momento, ocho personas han sido detenidas por su presunta implicación en la muerte de los dos agentes.