La Policía Nacional ha detenido a una dependienta, que trabajaba en distintos establecimientos comerciales de la ciudad, por estafar 60.000 euros a varios clientes, tras utilizar sus datos personales para contratar líneas telefónicas y créditos que no abonaba y comprar móviles de alta gama.

Según han informado fuentes de la comisaría pacense, la mujer, de 33 años, fue detenida el pasado 31 de enero, acusada de varios delitos de falsedad documental, estafa, usurpación de estado civil, descubrimiento y revelación de secretos y apropiación indebida.

 La investigación comenzó hace cuatro meses, cuando la Policía Nacional recibió varias denuncias de personas que alertaban de que estaban utilizando sus datos personales y bancarios para dar de alta tarjetas SIM de diversas compañías, compras de terminales telefónicos de alta gama, dispositivos electrónicos y televisores, contratación de créditos en entidades financieras con tarjetas bancarias asociadas. En todos los casos, las víctimas habían realizado previamente una compra con financiación en establecimientos comerciales de Badajoz.

Tras solicitar información a compañías telefónicas, entidades financieras y tomar declaraciones de víctimas y testigos, los agentes del Grupo de Delincuencia Económica y Tecnológica lograron identificar a la sospechosa. El 'modus operandi" era siempre el mismo: aprovechaba su trabajo como dependienta en comercios de la ciudad para, sin levantar sospechas entre sus compañeros de trabajo, apoderarse de forma ilícita de la documentación personal entregada por los clientes para financiar las compras y usarlos de forma fraudulenta, obteniendo r un beneficio de unos 60.000 euros.

Las víctimas de la presunta estafadora, según señalan fuentes policiales, llegaron a sufrir estrés emocional y depresión debido a la indefensión causada por recibir a diario llamadas de empresas de cobro de morosos y requerimientos judiciales, no poder acceder a financiaciones privadas o créditos públicos e, incluso, ni siquiera formalizar contratos con determinadas compañías telefónicas.

 Además, en el momento de su detención, a la dependienta se le intervino un vehículo denunciado como apropiado indebidamente por una empresa de leasing.

 La mujer, con antecedentes, ya ha sido puesta a disposición de la autoridad judicial.