Dos hombres, de 52 y 58 años, permanecen ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Badajoz, ambos en estado crítico, como resultado del incendio ocurrido esta madrugada de lunes en las dependencias en ruinas del antiguo estadio de fútbol José Pache de Badajoz.

Los dos hombres presentan lesiones por quemaduras y por inhalación de humo. El estado en el que se encuentran los dos es crítico, según acaba de informar el Servicio Extremeño de Salud (SES). Desde el parque municipal de bomberos han explicado que se trata de dos personas sin hogar, que viven desde hace años en las estancias ruinosas que se mantienen en pie en estas instalaciones deportivas. El campo de fútbol José Pache está situado junto a la avenida Jaime Montero de Espinosa, cuyo derribo comenzó la Junta de Extremadura a principios de este año, pero detuvo, sin que haya vuelto a retomar la destrucción, precisamente por la presencia de personas que las utilizan de refugio.

Se desconoce cuántas personas siguen refugiándose en estas dependencias, que originariamente fueron oficinas y vestuarios.

Exterior de las oficinas donde viven personas sin hogar. La Crónica de Badajoz

El incendio ocurrió en torno a la medianoche. En un principio, los bomberos, que recibieron el aviso del 112, entendieron se correspondía con un fuego de basura o chatarra, pero al llegar comprobaron que era mucho más grave. Un joven que estaba en el exterior los avisó de que había personas dentro, que lograron rescatar. Cuando accedieron, encontraron a uno de los afectados, que salía por su propio pie, con quemaduras en las manos y en la cara. En el interior de una estancia había además un hombre inconsciente, pero consiguieron sacarlo al exterior reanimarlo. A los efectivos les costó entrar en las dependencias porque sus usuarios colocan enseres y mobiliario en el exterior para impedir el acceso a personas ajenas.

Todo les lleva a pensar que se trata de un incendio intencionado, pues no se originó en el interior, a consecuencia de un fuego encendido para calentarse, sino que ardía la basura acumulada fuera, para que sus ocupantes se quedaran atrapados dentro. Testigos del entorno apuntan a las continuas disputas y peleas entre los ocupantes de estas dependencias, donde no es la primera vez que ocurre un incendio, "pero nunca con consecuencias tan graves, con heridos".

Al lugar también se desplazaron la Policía Nacional y la Local además de los servicios sanitarios, que atendieron a los afectados en un primero momento en el lugar de los hechos, para después trasladarlos al Hospital Universitario.

La Junta detuvo el derribo de estas instalaciones deportivas a la espera de resolver la situación de las personas que desde hace años ocupan ilegalmente los viejos vestuarios y las oficinas. Este diario ha preguntado hoy y la respuesta de la consejería es que Vivienda "analizará" la situación con los servicios sociales del Ayuntamiento de Badajoz "para ver cómo actuar ante la ocupación existente y buscar una solución".

Poco después de iniciarse los derribos, el 23 de enero, apareció el cuerpo sin vida de una de las personas que vivían en las dependencias del antiguo campo de fútbol. Se trataba de una persona sin hogar. En aquel momento, Izquierda Unida denunció que la muerte se había producido a consecuencia del frío y relacionó el hecho con que los trabajos habían afectado a la acometida de electricidad. La Junta negó que hubiese una relación causal, pues no había instrucción alguna de cortar la electricidad en el estadio, sin uso desde hace una década.

El acceso está precintado. La Crónica de Badajoz