Los vecinos de la calle Extremadura daban la voz de alarma. Pasadas las 19.20 horas de esta tarde, humo y llamas salían de la vivienda número 30 de dicha calle, una casa de planta baja.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaban los bomberos con dos camiones autobomba, una autoescala «que finalmente no ha hecho falta» y el coche de mando. También Policía Local se personaba en la vivienda.

Según confirman los bomberos a este diario el salón de la vivienda, la parte más afectada, tenía apilados enseres, una mesa y un colchón, lo que favoreció la propagación del incendio. A su llegada no había ninguna persona dentro de la vivienda pero sí un perro, un pastor alemán al que han podido rescatar. El resto de las estancias de la vivienda se han visto afectadas por el humo.

Aún se desconocen las causas del suceso.