Siete personas han sido ya detenidas por su presunta implicación en la batalla campal que tuvo lugar el pasado 8 de noviembre entre miembros de dos clanes familiares en la Audiencia Provincial de Badajoz, justo antes de la celebración de un juicio por un tiroteo ocurrido en San Roque en 2020. 

Según han confirmado este miércoles fuentes de la Policía Nacional a este medio, a las cinco detenciones practicadas la semana pasada por estos hechos, se han sumado dos nuevos arrestos en los últimos días. Los detenidos son dos hombres, que, tras prestar declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Badajoz, han ingresado en prisión provisional acusados de agresiones en sede judicial, lesiones, obstrucción a la justicia y desórdenes públicos, los mismos cargos que se le imputan al resto de investigados.

Como adelantó este diario, la policía ya detuvo el pasado 28 de noviembre a cinco personas, dos varones y tres mujeres, por el altercado en el vestíbulo de la Audiencia, que acabó con varios heridos. El juez decretó la prisión provisional para los hombres, mientras que las mujeres quedaron en libertad con cargos.

Dos de los heridos más afectados durante la trifulca -en la que se utilizaron palos y las sillas que se amontonaban en el vestíbulo del edificio de los juzgados- fueron el principal imputado en la causa por el tiroteo, con una brecha en la cabeza y una luxación en un hombro, y uno de los guardias civiles del control de acceso a los juzgados, con lesiones de carácter leve en una mano.

En la pelea participaron más de una veintena de personas, según testigos de los hechos, que accedieron en «avalancha» al hall de la Audiencia minutos antes de la hora señalada para el juicio. Los dos guardias civiles de servicio en los juzgados eran insuficientes para controlar la reyerta, por lo que fue necesario pedir refuerzos a la Policía Nacional para calmar la situación y desalojar el edificio.

Pese al incidente, la vista se desarrolló. El refuerzo policial se mantuvo durante los dos días de juicio y no se volvieron a producir más altercados. Desde la Audiencia Provincial de Badajoz se anunció que se solicitará al Ministerio de Justicia que se incremente la vigilancia cuando se prevean juicios conflictivos, pues esta batalla campal evidenció que la que existe en el edificio de la avenida de Colón tras la marcha de los juzgados al palacio de justicia de la Ronda Norte, no es ni por asomo suficiente ante situaciones como las que se vivieron el pasado 8 de noviembre.