Se adecentará para que quede «bonito» y lo puedan disfrutar los vecinos, pero no se va a terminar la reforma prevista al completo. El alcalde de Badajoz, Ignacio Gragera, reconoció este que la obra del parque del Padre Eugenio, conocido popularmente como parque de La Viña, se va a quedar a medias, al menos, de momento.

Los trabajos para renovar este parque, financiados con 235.000 euros con cargo a la Estrategia de Desarrollo Sostenible e Integrado (Edusi), comenzaron en diciembre de 2021, pero está paralizados desde el verano de 2022. Primero surgió un imprevisto con una línea eléctrica subterránea, a lo que se sumaron después los problemas de la adjudicataria para afrontar los costes por el incremento de los precios de los materiales. El ayuntamiento modificó el proyecto para abaratarlos, pero la empresa entró en concurso de acreedores y solicitó la rescisión del contrato.

Este verano se volvió a licitar un nuevo contrato para terminar la obra por algo más de 130.000 euros y los obreros han vuelto hace solo unos días al parque, en el que queda más de la mitad de la obra por ejecutar y se ha destrozado parte de lo que se había hecho, como el quiosco-bar de la zona superior de este espacio, entre las barriadas del Gurugú y Santa Engracia.

El quiosco-bar, completamente destrozado por los vándalos. S. GARCÍA

La nueva adjudicataria está retirando los restos de materiales y también se llevará los escombros de los derribos de las bancadas de la parte inferior que la anterior empresa realizó y arreglará el quiosco. Pero el proyecto contemplaba más actuaciones, que ahora quedan en el aire. En la zona baja estaban previstas minipistas de skate y frontón y un lugar para proyecciones de cine al aire libre. También se iban a colocar nuevos juegos infantiles junto a las escaleras superiores (los antiguos de hierro se retiraron), junto a los que se planeó una pista de petanca.

Las actuaciones con cargo a la Edusi tienen como plazo máximo para estar ejecutadas el 31 de diciembre de este año, por lo que no hay tiempo para completar la reforma a cargo de estos fondos. El alcalde, que recordó que esta es la tercera inversión de envergadura que se lleva a cabo en el parque de La Viña, dijo que habrá que buscar financiación «en el futuro» para culminar lo que quede pendiente. 

Para los vecinos, que llevan años reclamando la puesta en valor de este parque y que se han venido quejando repetidamente del retraso de la reforma, es una «burla» que el proyecto no se vaya a realizar tal y como estaba previsto. El presidente del Gurugú, Ricardo Cabezas, aseguró que desde el ayuntamiento no le han comunicado nada sobre este cambio de planes.

"Tomadura de pelo"

El representante vecinal señaló que contactará con los responsables municipales para pedir explicaciones y recordó que el equipo de gobierno se «comprometió» a financiar con fondos propios lo que quedara pendiente de esta obra tras el 31 de diciembre. «No queremos que se deje a medias, el ayuntamiento debe terminarlo por su cuenta. Lo contrario, nos parecería una tomadura de pelo», recalcó Cabezas.