La Policía Nacional ha detenido a cinco pedófilos, dos de ellos en Mallorca, y otros tres en Badajoz, Girona y Murcia, y está investigando a un sexto por poseer y distribuir material de explotación sexual infantil en redes sociales. Según ha informado Policía Nacional, uno de los arrestados había enviado fotos de su propia hija y la ofrecía para realizar tríos a terceras personas. Otro, menor de edad, vendía imágenes sexuales de una niña simulando que tenía acceso a ella. La investigación se inició cuando agentes especializados en ciberdelincuencia tuvieron conocimiento de que se estaban enviando fotos y vídeos de abusos sexuales a menores de edad a través de redes sociales desde distintos puntos de España.

Durante la operación, que ha contado con la colaboración de la agencia norteamericana Homeland Security Investigations, los agentes han intervenido seis teléfonos móviles y dos ordenadores portátiles. Comprobada la información, los investigadores localizaron a las seis personas responsables de los presuntos envíos.

Con el avance de las pesquisas, los policías localizaron a dos individuos en Murcia y Mallorca, acreditando que intercambiaban pornografía infantil a través de un servicio de mensajería instantánea. Asimismo, comprobaron que los archivos se acompañaban de mensajes con los que reforzaban mutuamente su deseo sexual por los niños, lo que motivó la detención de ambos. Por otra parte, en el registro domiciliario del arrestado en Murcia, se detectó, además de una gran cantidad de imágenes ilícitas en su móvil, la existencia de conversaciones en las que planeaba abusar de su hija de 11 años, llegando a enviar una fotografía de la menor desnuda.

El arrestado en la provincia de Badajoz, por su parte, había enviado varios vídeos de pornografía infantil a través de mensajería privada. Su receptor, un extranjero residente en Guatemala, fingía tener 15 años. En el registro de su domicilio los agentes localizaron un ordenador y un teléfono móvil de su propiedad con gran cantidad de archivos de explotación sexual infantil.

Otro de los investigados, menor de edad, también fue localizado en Mallorca. Éste vendía imágenes sexuales de una niña por medio de una cuenta en una red social, cobrando por ellas a través de una aplicación china. Tras varias gestiones policiales, y con el objetivo de priorizar la localización de la menor por si estaba en peligro, los agentes descubrieron que el chico que vendía las fotos, si bien simulaba falsamente que tenía acceso a la niña, las había encontrado en Internet.

En el caso de Girona, los investigadores detectaron que otro individuo había usado la misma red social para enviar este tipo de vídeos. La plataforma le eliminó la cuenta en la que se hacía pasar por su pareja, si bien se creó otra nueva, utilizando de nuevo los datos de su compañero sentimental para seguir realizando la actividad ilícita. Durante el registro de su domicilio se encontraron numerosas imágenes de pornografía infantil en su móvil, por lo que fue detenido. Asimismo, su pareja, que parecía conocer los hechos, fue citado en calidad de investigado.

Por último, las pesquisas revelaron la existencia de otro individuo que, estando temporalmente en España, había enviado varios archivos a un grupo formado por otros traficantes de este tipo de material. Finalmente, la investigación acreditó que esta persona estaba residiendo en Francia, por lo que se remitió la información a las autoridades de dicho país.

La Policía Nacional ha detectado que en los últimos años, la distribución de pornografía infantil a través de redes sociales se está convirtiendo en uno de los modos más extendidos por los pedófilos para intercambiar este tipo de archivos de forma rápida e inmediata. Por ello, han advertido a los usuarios de la importancia de no compartir o guardar este tipo de imágenes de menores, ya que se estaría incurriendo en la comisión de un delito, y han animado a denunciarlo ante la Policía Nacional.