Está preparando un plan de transformación digital regional, que incluye a las empresas y a la propia Junta de Extremadura ¿En qué consiste, grosso modo?

La transformación digital es para el gobierno de María Guardiola prioridad. La digitalización es un movimiento tractor y transformador de la región basado en dos pilares básicos, la simplificación administrativa digital y la automatización. La transformación digital de la administración, que ya tenemos en marcha, será el referente que trasladaremos al sector empresarial y, en definitiva, a la sociedad. En el sector empresarial permitirá mejorar la interacción con los clientes, la apertura a nuevos mercados, y la optimización de los procesos de producción, siempre de una manera conectada y segura. En definitiva, se trata de aumentar la competitividad del tejido productivo extremeño. Como ejemplo, desde el Área de Transformación Digital se están desatascando 38.300 expedientes, que estaban pendientes de resolución. Estarán resueltos antes de que termine el año. Les estoy hablando de expedientes del SEPAD, Vivienda, Agricultura o el Instituto de Consumo. El desatasco será posible por la automatización robótica. Aunque parezca imposible de creer, en los tiempos que corren, hasta ahora, se hacía de forma manual la mayor parte del procedimiento. La transformación digital es un eje transversal en nuestras políticas. Pretendemos convertir Extremadura en la referencia tecnológica del suroeste peninsular a través de la puesta en marcha de los centros de talento digital de Cáceres y Badajoz con la capacitación de más de 1.000 profesionales en 2024. Además, con el Programa de Nómadas Digitales vamos a facilitar ayudas para que trabajadores de cualquier parte del mundo elijan Extremadura para vivir, reduciendo nuestros índices de despoblación.

Están ultimando un paquete de medidas que incluirá suelo industrial, financiación, trámites administrativos más fáciles. ¿Cuáles van a ser sus líneas maestras?

Tenemos una carta de servicios para los inversores. Vamos a dar suelo industrial a precios de mercado, agilidad administrativa, todo lo que necesiten en ese suelo industrial y, por supuesto, formación para el empleo. Nos vamos a centrar en cuatro sectores que consideramos estratégicos para Extremadura: el energético, el agroindustrial, el turismo y el tecnológico. Y nos dirigiremos a los destinos donde hay intereses en esos sectores: en Asia, el mundo árabe, Europa, Estados Unidos y México. Estamos elaborando, con ayuda de las entidades financieras, un listado de inversores mundiales por fiabilidad para los propios bancos. Vamos a trabajar desde la inteligencia competitiva y a contrastar nuestra estrategia con empresarios extremeños del Ibex-35, que nos están ayudando para decirnos qué podemos hacer para que nuestra tierra sea especialmente atractiva para las inversiones. Además, estudiamos la puesta en marcha de comunidades energéticas industriales. Es un plan completo de atracción de inversiones.

Extremadura es actualmente una tierra de oportunidades, con muchos proyectos sobre la mesa. ¿Qué puede adelantarnos?

En relación con los proyectos, entiendo que los medios preguntéis sobre la situación en la que se encuentran, pero debéis comprender que son las empresas las que deben informar de cada uno de ellos, o determinar la información que se vaya liberando desde el Gobierno de Extremadura. Respetamos la discreción de las empresas, que son las protagonistas y responsables de las inversiones. Nosotros trabajamos con ellas, las acompañamos e intentamos agilizar los trámites, generando certidumbres y seguridad para que Extremadura sea un lugar seguro y atractivo para invertir. Somos de últimas piedras no de primeras.

Ha anunciado un plan de formación. ¿Cómo se desarrollará?

En mi contacto constante con empresas, me trasladan que necesitan profesionales con formación cualificada. Creemos que todo pasa por diseñar un plan de formación que mejore la empleabilidad de esas personas en los perfiles profesionales que demandan las empresas. Esto va a repercutir en mejores salarios y aumento de la productividad de las empresas. Nos estamos reuniendo con las Cámaras de Comercio, la Creex, Coepca, la Asociación de la Empresa Familiar, con grandes empresas y con todo tipo de colectivos para que nos trasladen sus necesidades de perfiles formativos. Estamos diseñando planes de formación a medida y asumiremos esa formación siempre y cuando el empresario adquiera un compromiso de contratación. De especial importancia es la puesta en marcha de un ambicioso Plan de formación y capacitación en competencias digitales: es nuestro Plan de Talento Digital, como introducía al principio. Es necesario materializar la gran oportunidad de convertir Extremadura en entorno de referencia de talento digital (incluyendo formación en la universidad, formación profesional, y formación para el empleo). Esto no solo beneficiará a las empresas y la economía de la región, sino que también contribuirá a mejorar la calidad de vida y atraerá inversiones y talento valioso, y nómadas digitales, para los que estamos elaborando un plan específico.

Ha expuesto en varias ocasiones la necesidad de cambiar el Servicio Extremeño de Empleo. ¿Cómo tienen previsto llevarlo a cabo?

Con respecto al Servicio Extremeño de Empleo, está dando un salto cualitativo porque estamos empezando a trabajar mano a mano con el mundo empresarial. Nuestro objetivo es la adecuación del mercado de trabajo, de la oferta y la demanda, y para ello, estamos trabajando con los dos pilares del mercado laboral: Trabajadores y empresas. Se trata de trabajar en un círculo virtuoso en el que al ayudando a las empresas y cualificando mejor a los trabajadores, generaremos más empleo, más riqueza y, eso, nos permitirá seguir invirtiendo en políticas de ayuda a las empresas, que alimenten dicho círculo, y que provoquen el cambio en la región que todos deseamos.

¿Qué valoración hace con respecto al decreto de Tarifa 0 para autónomos y qué otras medidas se van a poner en marcha para apoyar a las empresas?

Aprobamos en tiempo récord la cuota cero de autónomos y la reforma fiscal para aliviar la carga de las familias y de los autónomos. Tenemos previsto extender la cuota cero de autónomos a las mujeres tras la maternidad y a los menores de 36 años. Las empresas y los autónomos son prioritarios para este Gobierno porque ya sabemos que son ellos los que generan empleo y este es uno de nuestros objetivos. Estamos trabajando en ayudas para paliar la inflación, la subida de los tipos de interés y el impacto económico de la crisis energética, además de simplificar la burocracia. Tendrán especial protagonismo las mujeres y los jóvenes y se estudian nuevas medidas de apoyo a las pymes como pequeñas inversiones de menos de 30.000 euros o cheques tecnológicos. También estamos diseñando medidas para el pequeño y mediano comercio, que tiene un peso importante en nuestra economía y somos conscientes de las dificultades que atraviesan en la actualidad, así como otras dirigidas al resto de sectores que debemos impulsar, como la construcción o la hostelería. Dichas acciones irán orientadas a mejorar su competitividad mediante la digitalización, la innovación y la eficiencia energética, e irán desde las ayudas a la contratación de Agentes del Comercio, programas de promoción, digitalización, modernización y sensibilización, mejora de capacidades, hasta la formación en comercio exterior.