Si alguien tiene previsto acercarse en Badajoz al museo dedicado a la fiesta que más define a esta ciudad, declarada de Interés Turístico Internacional, se encontrará las puertas cerradas este miércoles, 29 de noviembre, hasta nueva orden. El contrato de las dos trabajadoras del Museo del Carnaval de Badajoz termina mañana, día 30, pero ambas empleadas tenían días de vacaciones pendientes y los están utilizando cuando no hay visitas programadas o previstas, según ha explicado el concejal de Ferias y Fiestas, José Antonio Casablanca.

En la puerta del museo, ningún cartel informa de su cierre, pero se mantiene el que explica los días y horarios de apertura y que la entrada es gratuita. La puerta está cerrada y, en el interior, todo apagado.

Estas instalaciones municipales, situadas en la avenida Ramón y Cajal, han cerrado porque el Ayuntamiento de Badajoz no ha recibido la subvención de 35.000 euros de la Junta de Extremadura que sostiene estos dos contratos. El motivo que ha alegado el Gobierno regional es que hasta ahora esta ayuda se concedía de manera discrecional, a pesar de que existían reparos en la Intervención, porque en la concesión no resultan acreditadas las razones que dificultan la convocatoria púbica de la subvención y por tanto el carácter excepcional de su concesión, como obliga la legislación.

La Junta ya se ha comprometido a dedicar una ayuda a este museo e incluso incrementarla, en los próximos presupuestos autonómicos, que acaba de presentarse.

"El museo estará cerrado hasta que consigamos cubrir las plazas y ya estamos en ello, a ver si las conseguimos cubrir cuanto antes", ha afirmado el concejal.