La Policía Nacional ha detenido a cinco personas por su presunta implicación en la batalla campal que tuvo lugar en la Audiencia Provincial de Badajoz el pasado 11 de noviembre, justo antes de que comenzara un juicio por un tiroteo ocurrido en San Roque, cuando miembros de dos familias se enfrentaron con palos y sillas en el vestíbulo del edificio. Se trata de dos hombres, de 34 y 30 años, y de tres mujeres, de entre 31 y 33 años, que fueron arrestados este martes. A todos ellos se les imputan los delitos de agresiones en sede judicial, lesiones, obstrucción a la justicia y desórdenes públicos, según han confirmado fuentes de la comisaría pacense a este diario.

Cuatro de ellos han sido puestos ya en libertad con cargos a la espera de ser citados a juicio y el quinto continúa aún en los calabozos. La Policía Nacional no descarta nuevas detenciones relacionadas con estos hechos, pues la investigación sigue abierta.

La multitudinaria pelea, en la que participaron más de una veintena de personas, acabó con varios heridos, entre los más afectados, el principal acusado en la causa del tiroteo, que sufrió una brecha en la cabeza por la que tuvo que recibir seis puntos de sutura y una luxación en un hombro, y uno de los guardias civiles del control de acceso, con una lesión de carácter leve en una mano. En el edificio, en el que ya solo funcionaba la Audiencia Provincial, tras el traslado del resto de juzgados al nuevo palacio de la Ronda Norte, solo había en ese momento dos agentes de la Guardia Civil, un número insuficiente para hacer frente a la avalancha de personas que accedieron al hall.

Tras pedir refuerzos a la Policía Nacional, se consiguió calmar la situación. Al día siguiente, último de la vista por el tiroteo, la presencia policial en el edificio se multiplicó y no se produjeron incidentes.

Tras los hechos, desde la Audiencia Provincial de Badajoz se anunció que se pedirá al Ministerio de Justicia que refuerce la seguridad en la sede de la avenida de Colón cuando se celebren juicios que se consideren "complicados", pues la batalla campal puso en evidencia que es necesaria más vigilancia para prevenir y actuar en situaciones conflictivas.