La edición número 34 del Medio Maratón Elvas-Badajoz no defraudó y volvió a ser una fiesta en la que lo deportivo, lo lúdico y lo social reunieron en la localidad portuguesa primero y en la pacense después a miles de personas. Casi mil de ellas (985) lograron cruzar la línea de meta, mientras que el resto -hasta los 1261 inscritos- no concluyeron la prueba o no asistieron a la cita. Este evento, patrocinado por La Crónica de Badajoz, coincidió en el mismo día con otra importante cita -la manifestación en Condes de Barcelona- y también otras de índole futbolística -el derbi Badajoz-Cacereño-, pero ello no impidió presenciar un gran ambiente. Los deportistas más rápidos fueron Alexandre Miguel Carrilho, primero en cruzar la meta tras invertir un total de 01:08:34, y Gema Martín, que detuvo el tiempo en 01:16:06. El podio masculino lo completaron Lázaro Carreño (01:09:21) y Marcos Gómez (01:09:34) y el femenino Laura Nicolás (01:20:46) y Conchi Hidalgo (01:23:31).

Alexandre Miguel Carrilho, cruzando la línea de meta. Andrés Rodríguez

El domingo amaneció con una climatología impredecible. Mientras el sol trataba de abrirse paso entre las nubes, el agua también estuvo presente en el inicio de la carrera. «Parece que estamos en la Calle Menacho en verano», dijo uno de los inscritos en alusión a los microclimas que se instalan en esta época a combatir el calor. 

La salida, que este año era más estrecha que en pasadas ediciones, estuvo compuesta por unos corredores que buscaban una buena ubicación para evitar el embudo al comienzo del recorrido. En sus inmediaciones había toda clase de deportistas. Los temerosos porque no se lo habían preparado lo suficiente y los motivados por mejorar su marca. También había otro grupo que sabía que cruzar la meta era el único objetivo realista, ya que pelear por el podio era imposible. «Hay mucho galgo hoy aquí», se escuchaba junto al portal hinchable de la FMD en Elvas.

Gema Martín, exultante, tras cruzar la meta en primera posición. Andrés Rodríguez

Después de la ensordecedora bocina que dio inicio a el Medio Maratón Elvas-Badajoz, los aplausos guiaron los primeros metros de los atletas. Tras cruzar la embarrada tierra del Parque de Piedade, el itinerario prosiguió por la carretera transfronteriza que une las localidades lusa y española, que presentaba un aspecto algo mojado y resbaladizo tras la lluvia fina que cayó en los prolegómenos de esta cita.

Expectación

En el transcurso de la carrera pudo verse algunos curiosos filmando a los corredores desde el conocido centro comercial Pagapouco, en la antigua aduana de Caya o también al entrar en Badajoz. Otra de las imágenes de la mañana fue la de los voluntarios de la prueba aplaudían a un rezagado y fatigado último clasificado de la prueba a su paso por el punto avituallamiento.

Los corredores, en el punto de salida ubicado en el Parque da Piedade (Elvas). Andrés Rodríguez

Ya en la línea de meta, ubicado en la Avenida de Huelva, la lluvia respetó a unos deportistas que tuvieron todo tipo de celebraciones (en solitario, en pareja o grupales) para festejar que habían completado los más de 21 kilómetros de recorrido y también a familiares y amigos que esperaban su llegada. Hubo guiños políticos en clave de la actualidad con la amnistía y también un emotivo homenaje a Débora Grau, que perdió la vida en mayo de 2021.