"La Policía Nacional, en colaboración con la Policía Local, hará lo necesario para que todos los ciudadanos de Badajoz, los del Casco Antiguo incluidos, se sientan cada vez más seguros». Así lo aseguró ayer el delegado del Gobierno en Extremadura, Francisco Mendoza, quien anunció que «en breves» fechas se detallarán las actuaciones del plan que se va a poner en marcha para incrementar la seguridad en el centro histórico, cuyos vecinos, comerciantes y hosteleros denunciado el aumento del tráfico de droga en sus calles y urgen una respuesta contundente para atajar este problema que va a más.

El delegado del Gobierno explicó que este plan se está definiendo en el marco del convenio suscrito entre la Secretaría de Estado de Seguridad y distintos ayuntamientos de España, entre ellos el de Badajoz, para «fortalecer» las medidas de seguridad en diferentes poblaciones. Ese plan evaluará la situación específica de cada barriada o zona de la ciudad y también establecerá las acciones concretas que se van desarrollar para mejorar los niveles de seguridad en cada una de ellas. 

 Mendoza no quiso avanzar su contenido «por deferencia» hacia el alcalde, Ignacio Gragera, junto con el que presentará públicamente las medidas que se van a poner en marcha. 

También evitó pronunciarse sobre si en estos momentos la situación en materia de seguridad ciudadana en el Casco Antiguo es motivo de preocupación para la Delegación del Gobierno y si las estadísticas policiales reflejan ese aumento de la delincuencia que denuncian sus vecinos. «Es una polémica en la que no voy a entrar», se limitó a contestar. Sí aseguró, a preguntas de la prensa, que no es la barriada ni de Badajoz ni de Extremadura en la que más droga se vende. «No voy a revelar cuál es», añadió.

El delegado del Gobierno insistió en que mantiene contacto directo con alcalde cada vez que se produce un suceso que puede transmitir «algún grado de seguridad objetiva o subjetiva" para adoptar las medidas oportunas. No obstante, recordó que existen situaciones por las que han mostrado su malestar los residentes del Casco Antiguo que no constituyen una actividad delictiva ni ponen en riesgo la seguridad ciudadana. «La policía no detiene a los ciudadanos tumbados en los bancos», dijo al respecto.

 Mendoza, que hizo estas declaraciones tras el acto institucional por la festividad del patrón de la Policía Nacional, insistió en que este cuerpo, en coordinación con la Policía Local, implementará las medidas necesarias que permitan «corregir» los incidentes que denuncian los vecinos del Casco Antiguo, que han iniciado una campaña de recogida de firmas para exigir que se incremente la presencia policial. «La Policía Nacional, toda la que tenemos, funciona todos los días», defendió el delegado.