Cobrar 47 euros más por cada servicio extraordinario de lunes a viernes (de los 140 actuales a 187) y 48 euros, en el caso de los sábados y domingos (de 262 a 310). Es la propuesta que el Ayuntamiento de Badajoz planteó a los sindicatos en la mesa de trabajo para abordar las reivindicaciones de la Policía Local, que, a iniciativa de la concejala del área, Gema Cortés, se celebró este lunes, para tratar de desbloquear el conflicto que mantienen desde hace meses. El borrador que se les trasladó no incluye la equiparación salarial que Ciudadanos y el PP firmaron con Aspolobba la pasada legislatura, de la que los populares se descolgaron después.

Además de representantes de este sindicato, esta vez sí, asistieron también los delegados sindicales en el ayuntamiento de CSIF, USO y UGT, cuyas valoraciones al término de la reunión fueron desiguales. La concejala les entregó un documento de 20 páginas y han fijado un nuevo encuentro para el próximo 11 de octubre, en el que serán los sindicatos los que pongan sobre la mesa sus propuestas. Aspolobba celebrará una asamblea con sus afiliados este jueves y USO, el viernes.

«Es un caramelo envenenado», señaló Manuel Manzano, presidente de Aspolobba, sobre la oferta sobre la que el ayuntamiento quiere iniciar la negociación. A su juicio, el «único» interés del equipo de gobierno es solucionar el problema que existe con los servicios extraordinarios voluntarios, que la mayoría de los agentes se niegan a hacer desde hace meses «porque todavía se deben de 2021 y 2022, se pagan mal y tarde», recordó el representante sindical. 

Manzano criticó que en lugar de preocuparse por el «día a día» del servicio, solo quieran salvar la imagen de la ciudad cuando se celebran actos y fiestas especiales, en los que se necesitan más policías locales para garantizar la seguridad. «No les importan los poblados, ni que no haya grúa... solo solucionar su papeleta», advirtió.

En este sentido, el presidente de Aspolobba señaló que con la subida en las horas extras se pretende «camelar» a los agentes para que hagan más servicios extraordinarios voluntarios, que se sumarán a los 5 obligatorios que ya deben realizar al año, y resolver un problema con «menos de 200.000 euros al año (serían unos 840 servicios en 2024), olvidándose del acuerdo económico que tienen firmado con nosotros», sobre el que, según reprochó, la concejala no «ha dicho ni pío» pese a su insistencia.

Para este sindicato la propuesta del ayuntamiento es «vergonzosa» y, además, se aprovecha para «restaurar la esclavitud» en la Policía Local, pues introduce un articulado «restrictivo» que facultan a la jefatura a tomar decisiones sobre cambios de agentes de unas unidades a otras «sin explicaciones de ningún tipo», en contra de lo que establece el reglamento interno.  

Insuficiente

Por su parte, USO cree que el incremento retributivo que plantea el ayuntamiento es «insuficiente», porque sigue estando «por debajo» de la fórmula que se utiliza para el cálculo de las horas extras que se abonan, por ejemplo, a los jefes de servicio. «Entendemos que con esta propuesta no se cubren las expectativas y que cada uno debe cobrar por lo que trabaja, los policías locales y el resto de empleados públicos», defendió.

Además, desde este sindicato consideran que centrarse en la bolsa de horas no es la única solución que se debe abordar, pues recordaron que los agentes no están cobrando ni la nocturnidad, ni los domingos ni la incompatibilidad desde el 2017. «La equiparación salarial es un concepto muy subjetivo y aquí se ha distorsionado todo. Nosotros somos más de que se valoren los conceptos de los policías locales, pues en algunos casos la retribución sería más que la famosa equiparación», afirmaron.  

Para todos los empleados públicos

El delegado de CSIF en el ayuntamiento, David de la Montaña, destacó la iniciativa del equipo de gobierno «para empezar a solucionar los problemas de los empleados públicos» y que no se les excluyera de la negociación como en la anterior ocasión, pero declinó valorar la propuesta hasta compartirla con los trabajadores del servicio, que son los que deben pronunciarse al respecto. No obstante, desde el sindicato quisieron dejar claro que no firmarán «nada» que no incluya al conjunto de los trabajadores municipales. 

De la mano

Preguntada por el contenido de la reunión, la concejala de Policía Local, Gema Cortés, prefirió no dar detalles de la propuesta que ha presentado a los sindicatos, para, según dijo, no enturbiar unas conversaciones que considera que deben de llevarse a cabo de manera «interna, sosegada y tranquila», argumentó. Sí puntualizó que se trata de una mesa de trabajo «para intentar dar soluciones» a las demandas planteadas por las organizaciones sindicales para la policía local, que, a su juicio, pueden encontrar respuesta en el borrador que les ha trasladado. No obstante, se mostró abierta a escuchar sus contraofertas, pues su voluntad, «pese a la mayoría absoluta» es «ir de la mano» con los agentes sociales. «Estamos aquí para resolver problemas, no para generarlos», aseguró.