La muestra de dibujos y pinturas ‘Entre ladrillos y pinceles’ del artista Antonio Gil García puede verse ya en la Sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Badajoz, hasta el próximo 15 de septiembre, en la que el autor plasma sus pensamientos y su día a día como albañil.

Este artista autodidacta de Almendralejo ejerce de albañil y a través de sus composiciones se pueden observar elementos relacionados con el mundo de su profesión, además sus pinturas en espátula poseen la impronta de su oficio en sus trazos, ya que ha asegurado que un ladrillo «puede ser tan interesante como una flor» porque depende del «enfoque».

Gil García comenzó a dibujar desde la infancia para entretenerse, utilizando para borrar una miga de pan porque era lo que tenía más a mano, y empezó primero a mezclar los colores básicos y, poco a poco, fue probando varias técnicas, esforzándose para superar los retos que se le presentaban ante el papel o el lienzo. Además ha realizado dibujos a lápiz, con bolígrafo, soldador y pinturas al óleo, también ha escrito un libro, que aún no se ha publicado, con pensamientos y razonamientos propios que ha ido recopilando desde 1996.

Algunas de sus obras esconden significados propios de su oficio, como es el caso de un enorme barco en construcción que deja ver los ladrillos y sobre él un tenedor y una cuchara formando una cruz, ya que «antiguamente» cuando se acababa una obra los encofradores ponían una cruz en el tejado y se pedía una caldereta para celebrarlo con una comida.

Entre sus cuadros se puede apreciar un brazo agarrando al cielo o un billete de 20 euros rodeado por una culebra de ladrillos, que simbolizan los momentos de crisis económica que han vivido los albañiles.