La Policía Nacional ha detenido a un preso de la cárcel de Badajoz que intentó introducir cocaína, heroína y hachís, que portaba en el interior de su organismo, en el centro penitenciario, tras volver de un permiso.

Los hechos, según han informado este martes fuentes de la comisaría pacense, sucedieron el pasado 24 de agosto, cuando en un control, ante la actitud nerviosa y esquiva del hombre, de 51 años, los agentes del grupo de estupefacientes de la Brigada de Provincial de Policía Judicial activaron uno de los controles aleatorios de personas que acceden a la prisión provincial de Badajoz, para la represión del tráfico de drogas. Este tipo de controles se llevan a cabo tanto a personas que visitan a los internos como a los que regresan de disfrutar permisos penitenciarios.

Tras realizarle un cacheo de seguridad y, ante las sospechas de que portara drogas en el interior de su cuerpo, se le sometió pruebas radiológicas en el hospital, que confirmaron que en el interior de su organismo había varios objetos de forma circular. Tras esta evidencia, el preso reconoció que se trataba de diferentes cantidades de hachís, heroína y cocaína, que fueron intervenidas una vez se extrajeron.

 El detenido reingresó en la cárcel y se dio cuenta a la autoridad judicial del caso.