El Cerro de Reyes ha decidido no celebrar este año sus tradicionales fiestas, previstas del 16 al 18 de septiembre, debido a los requisitos impuestos por el el nuevo bando municipal que regula este tipo de eventos. Miguel García Flores, presidente de la asociación de vecinos, afirma que les es imposible afrontar la cuantía económica por instalar el escenario de conciertos, los hinchables para niños o las iniciativas gastronómicas con las nuevas condiciones. 

Hasta ahora, solo la riada de 1997 y la pandemia habían impedido realizar esta feria, «uno de los grandes eventos con los que se hace barrio».

El consistorio publicó el bando para regular las fiestas de las barriadas a finales de mayo, siendo este el primer barrio que renuncia a sus fiestas. García Flores teme que muchos otros no puedan celebrarlas o las vean reducidas a su mínima expresión, como consecuencia de no poder afrontar «todos estos gastos».