La torre de Espantaperros, el elemento más significativo del recinto fortificado y el perfil que más identifica al centro histórico de Badajoz se pondrá a punto. El ayuntamiento ha licitado los trabajos para solucionar las patologías que presenta, con la reparación de humedades en las cubiertas, el tratamiento de revestimientos verticales interiores y exteriores, de los peldaños y de los accesos desde el adarve, la renovación de toda la señalética de evacuación, además de actualizar las instalaciones de electricidad y alumbrado.

Todas las actuaciones se acometerán con seguimiento arqueológico. El presupuesto base para esta obra es de 45.700 euros y, una vez que se adjudique, el concejal de Patrimonio, Jaime Mejías, calcula que se acometerá en un plazo inferior a un mes.