Quiere que la llamen Loli, como todo el mundo la conoce, y que aparezca su segundo apellido, el de su madre. Loli Vázquez Rafael (Llerena, 1958) vive en Badajoz desde 1976 y acaba de tomar posesión como concejala del PP en el ayuntamiento, cuando solo quedan tres meses para las elecciones municipales. Ocupa la vacante de Francisco Javier Pizarro. Maestra y psicopedagoga, iba en el número 14 de la lista, que ha corrido nada más y nada menos que cinco puestos. Algo que ella jamás pudo sospechar cuando el anterior alcalde, el popular Francisco Javier Fragoso, la incluyó en su candidatura.

-No es su primera responsabilidad política.

-He sido directora de la Casa de la Mujer de Badajoz cuando José Antonio Monago era presidente de la Junta de Extremadura. Dentro del partido sí he tenido alguna responsabilidad. Mi militancia es desde siempre. Primero en UCD, después en AP y en el PP. Antes de la candidatura de 2019 ya había ido en otras listas, en el puesto que me han adjudicado. La verdad es que siempre he estado a disposición del partido y nunca he tenido exigencias: donde me han necesitado he estado y así voy a continuar. No tengo otro interés que mi partido salga adelante, que logremos gobernar en Extremadura y en España y que la situación cambie.

-Nunca pensaría que entraría en en el ayuntamiento en esta legislatura.

-No. Me metieron en la lista y cuando me lo ofrecieron no exigí ir delante. Donde me pusieran ahí estaría bien y pensaba que no iba a salir. De hecho, cuando la lista ha ido corriendo no he estado pendiente porque estaba muy segura de que no iba a tocarme.

-Ahora que ha llegado el momento, ¿cómo se lo ha tomado?

-Me he dado cuenta de que me hace muchísima ilusión. Sé que es muy poco tiempo. Pero yo estoy dispuesta a hacer lo que sea necesario. En lo que tenga que implicarme y en lo que me encomienden voy a dar lo máximo, como siempre he hecho en todos los sitios en los que he estado.

-El alcalde ha dicho que no tendrá ninguna concejalía.

-Por ahora no me han dado ninguna delegación. Están hablando. Pero yo voy a estar igual de conforme si me dan alguna, como si no. Porque colaboraré en todo lo que me pidan, con otras concejalías, en lo que haga falta. Voy a adaptar me a lo que mi partido, el ayuntamiento y los ciudadanos necesiten. No tengo ninguna ambición de ningún tipo, esa es la realidad.

-¿Cree posible aún que le den una delegación?

-Me dijo el alcalde que se lo iba a pensar. Le respondí que entonces pensara en algo en lo que yo pudiera ser útil, no quería hacer nada que pudiera perjudicar a nadie ni a nada. Al estar tan poco tiempo y tener poco conocimiento, no quiero provocar ningún riesgo. De todas formas yo soy prudente y consultaría todo.

-De haber tenido más tiempo, ¿qué áreas habría querido llevar?

-Como he trabajado en la Casa de la Mujer y he conocido la problemática de las víctimas de violencia de género, me hubiera encantado poder trabajar en algo relacionado con la mujer, la igualdad, la violencia de género y los servicios sociales. Si en algo me caracterizo es que me adapto bien a los cambios, me informo, me formo y el resultado no es malo.

-Cuando la llamó Antonio Cavacasillas (coordinador local del PP) para decirle que entraba en el ayuntamiento, ¿cuál fue su reacción?

-Me sorprendió. Yo creía que la que iba delante de mí en la lista (Pilar Montero) iba a aceptar, porque es una chica muy válida, con muchísimas ganas. La conocí en campaña. No esperaba que me llamasen. Lo que le dije es que si hacía falta, aquí estoy y si me necesitaban, asumo mi responsabilidad.

-¿En su casa qué dijeron?

-Se sorprendieron, porque iba en el puesto 14. Pero ellos saben que cuando me meto en algo es porque creo que puedo dar la talla y están contentos. Mis hijos siempre me dicen: mamá, lo que te parezca mejor. La verdad es que tengo dos hijos maravillosos que me apoyan y tienen mis mismas inquietudes y estilo político.

-¿Cree que entrar ahora en el grupo municipal facilitará que se la tenga en cuenta en la próxima lista electoral?

-No. Yo no creo que vaya influir. La lista debe estar ya más que decidida y no creo que esto suponga ningún cambio de lo que tengan decidido. Mi actitud con el partido no va a cambiar, tanto si voy -como ya he ido en las dos últimas-, como si no voy.

-Usted iba en la lista con Fragoso como candidato. Ahora el alcalde es otro y procede de otro partido.

-Procede de otro partido pero en lo que lo he tratado en estos últimos días, no me parece que sus ideas estén muy en desacuerdo con las nuestras. Y tiene un talante muy conciliador. Es una persona acogedora y creo que sabe trabajar bien con los grupos y va a servir para que el PP esté incluso más unido que antes. Yo lo conocía porque soy secretaria de la Hermandad de Donantes de Sangre y ha ido a varias reuniones. Me caía bien y cuando ha habido este cambio me ha parecido bien, porque creo que va a beneficiar al partido.

-¿Es tu alcalde, aunque te eligió otro para acompañarlo en su lista?

-En un principio mi candidato era Cavacasillas. Pero si han decidido que lo mejor para el partido es esto, para mí también lo es. Anteriormente, mi candidato era Fragoso.

-¿Cree que Gragera ha sido bien acogido y tiene apoyo en el PP?

-Creo que sí. Es lo que yo veo. Pasada la sorpresa que nos llevamos con los cambios y viendo después la actitud de Cavacasillas, a quien incluso no le está pareciendo mal, los demás lo hemos aceptado todavía más.

-¿Se liberará en el ayuntamiento?

-No es mi idea. Aunque si me necesitaran, estaría dispuesta. Seguiré dando clases mientras pueda. Como no tengo delegación ahora lo puedo compaginar y dependerá de la responsabilidad que tenga. 

-¿Qué impresión se llevó ayer de su primer pleno?

-Es como jugar al ajedrez, como un juego de estrategia. Se van moviendo piezas. Me gustó. H