Al menos cinco vehículos se han visto implicados en una colisión por alcance ocurrida sobre las 14.30 horas de este lunes en la carretera entre Badajoz y Alburquerque (Ex-110), en el kilómetro 60, a la altura de la ermita de Bótoa. 

Los equipos de emergencias actúan en el lugar del accidente EL PERIÓDICO

A pesar de lo aparatoso del siniestro, en principio, no hay heridos de gravedad. Los bomberos del parque municipal han tenido que excarcelar al conductor de uno de los turismos, sobre cuyo techo ha quedado el vehículo que lo precedía a causa del fuerte impacto. La víctima, de 24 años y militar de la base de Bótoa, ha sido rescatada por la puerta trasera, tras lo que ha sido asistido por sanitarios de Cruz Roja. "Estaba consciente y ha colaborado con nosotros en todo momento", ha explicado Vicente Malato, sargento de guardia. Este joven y otras dos personas, un varón de 28 años y una mujer de 27, han sido trasladados, en estado "menos grave", al Hospital Universitario de Badajoz con contusiones y esguinces cervicales, según la información aportada por 112.

Imagen del accidente EL PERIÓDICO

Los vehículos implicados en el siniestro circulaban en dirección a Badajoz cuando, por causas que se investigan, se ha producido el choque en cadena. En ese momento el tráfico era denso, pues coincidía con la hora de salida de los soldados de la Base General Menacho. De hecho, han sido varios militares los que se han ocupado de regular la circulación y alertar a otros conductores hasta la llegada de la Guardia Civil. Una vez han llegado los bomberos, para facilitar su trabajo, los vehículos han sido desviados por el camino de tierra que transcurre paralelo a la carretera.

También se han desplazado hasta el lugar del accidente dos ambulancias del Servicio Extremeño de Salud (SES), personal del centro de Salud de Valdebótoa, así como un equipo de emergencias en carreteras de la Junta de Extremadura.