La Consejería de Educación y Empleo está a a la espera de que el Ayuntamiento de Badajoz le notifique la cesión de terrenos para poder avanzar en este proyecto de construcción de un instituto en Cerro Gordo, que los vecinos llevan años demandando. Así responde la consejería cuando se le solicita información sobre los avances de este compromiso. Pero el ayuntamiento no puede ceder aún el terreno donde finalmente ambas partes acordaron que se ubicará el nuevo centro educativo, porque se tiene que modificar el uso de una parte y los trámites urbanísticos se pueden alargar más de un año, según calcula el concejal de Urbanismo, Carlos Urueña, que ya advirtió de que el procedimiento sería más rápido si el Gobierno regional hubiese accedido a cambiar el PIR (Proyecto de Interés Regional) de Cerro Gordo. La modificación es necesaria porque parte del terreno es zona verde.

Urueña confirma que el ayuntamiento ya se ha puesto con la tarea de modificar el Plan General Municipal (PGM), que espera que esté redactada en enero para su aprobación inicial. El concejal explica que se trata de una modificación estructural que conlleva mucha documentación y en la aprobación inicial tienen que informar todas las administraciones. La inicial y la provisional competen al ayuntamiento pero la definitiva es en Mérida. «Si se modificase el PIR sería todo mucho más rápido», insiste el responsable de Urbanismo, que calcula que este procedimiento no tardaría más de dos meses, como se ha hecho en la Plataforma Logística, que es un PIR como Cerro Gordo.

Sin embargo, la modificación del PGM se puede prolongar más de un año dado que tiene tres aprobaciones. Se trata de una modificación de carácter estructural porque afecta a una zona verde y es un sistema general, que obligatoriamente requiere que se justifique el interés público, que en este caso no es difícil porque su destino es un instituto, pero aun así debe superar todos los trámites. Urueña sigue insistiendo en que se podría haber modificado el PIR independientemente de que Cerro Gordo esté incluido como un Núcleo Urbano Secundario en el PGM, que es la misma situación de la Plataforma Logística. Pero en la Junta no piensan lo mismo y el ayuntamiento ya se ha puesto manos a la obra.

Tampoco comparte el concejal de Urbanismo que la respuesta de la consejería sea que está a la espera de que el ayuntamiento le notifique la cesión de los terrenos para poder avanzar, pues entiende que si tiene interés podría ir redactando el proyecto.

Los vecinos de esta barriada solo recibían respuestas negativas por parte de la consejería cuando reclamaban un instituto. A principios de año empezaron a organizar protestas y, sorpresivamente, a finales de mayo, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, anunció que Cerro Gordo tendría instituto, aunque no concretó ninguna fecha. 

A partir de este anuncio, la consejería no tardó en solicitar al ayuntamiento una parcela. Pidió 16.000 metros cuadrados. Pero en Cerro Gordo solo había 11.000 metros para uso educativo, que son lo que el Gobierno regional reservó cuando diseñó el PIR. Aun así, el ayuntamiento informó a la Junta de que existía una parcela continua que es zona verde y entre ambas suman 15.800 metros cuadrados, una superficie que Educación estimó suficiente. Esto sucedía a principios de julio, cuando parecía que ambas administraciones estaban entendiéndose. Sin embargo, no lograron ponerse de acuerdo sobre el procedimiento para adaptar el uso del suelo y el ayuntamiento tuvo que aceptar el encargo de modificar el PGM, tarde lo que tarde.