Las obras de rehabilitación del antiguo Molino de los Moscoso, junto a la fábrica de la luz y el Canal de los Ayala, para convertirlo en un centro de interpretación de las especies ornitológicas y subacuáticas de la zona Zepa del Guadiana comenzarán las próxima primavera. Eso son los plazos que maneja el Ayuntamiento de Badajoz, que ya ha adjudicado las asistencias técnicas necesarias para redactar el proyecto, del que se encargará la arquitecta municipal Begoña Galeano. 

El concejal de Gabinete de Proyectos y Turismo y Patrimonio, Jaime Mejías, explicó que el ayuntamiento está a punto de cerrar la compra del edifico con Endesa, propietaria de este inmueble, por un precio «simbólico». Una vez que esté listo el proyecto, en el que se definirá el uso de los espacios, se sacarán las obras a concurso. La inversión para la recuperación del viejo molino es de casi 770.000 euros, con cargo a la Estrategia de Desarrollo Sostenible e Integrado (Edusi) y el plazo de ejecución de las obras se estima en 7 meses. Al financiarse con estos fondos europeos, el límite para que los trabajos estén acabados es el 31 de diciembre de 2023. El grupo municipal socialista criticó hace unos días el retraso en la licitación de las asistencias técnicas y temió que no se puedan cumplir los plazos. Sin embargo, Mejías aseguró que no habrá problemas.

El objetivo del ayuntamiento pacense es poner en valor este edifico, en un entorno natural privilegiado. La construcción conserva la estructura, aunque se encuentra en estado de semirruina. No tiene cubiertas y en el interior apenas se distinguen los tres pisos que tuvo. Hace más de un siglo que no tiene uso y su estado de deterioro se ha ido agravando progresivamente. Este inmueble aparece en los mapas de la ciudad del siglo XVII, pero hay documentos del XVI en los que ya se hace referencia al molino, que podría haber sido construido en esa fecha o incluso antes. 

Este no es el único proyecto que Badajoz tiene en el entorno natural del Guadiana para atraer turistas, también está en sus planes la puesta en marcha del primer camping municipal, que se sacaría a concesión. De momento, solo está sobre la mesa. «El primer paso para recuperar esa zona es rehabilitar el molino de los Moscoso, luego seguiremos dando pasos y creemos que un camping es una buena idea», señaló Mejías.