Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Una joven de 22 años y un chico de 25

Detenidos y puestos en libertad los dos okupas del piso de estudiantes en Badajoz

La Policía Nacional los localizó en la vía púbica la tarde del domingo y ayer quedaron en libertad provisional tras prestar declaración

El piso que fue okupado se encuentra en el número 6 de la calle Altozano. S. GARCÍA

Los dos okupas del piso de la calle Altozano en Badajoz han sido detenidos por la Policía Nacional. Se trata de una joven de 22 años y de un chico de 25, que están acusados de los delitos de daños y apropiación indebida. La detención se produjo la tarde del domingo. Tras las denuncias presentadas por el propietario y los inquilinos del piso, la Policía Judicial que tramitó las diligencias grabó una requisitoria y los jóvenes fueron localizados en la vía pública, donde los agentes que los identificaron procedieron a su detención, según confirmó ayer la propia policía.

Los dos detenidos han pasado dos noches en las dependencias de la Guardia Civil porque las de la Policía Nacional están en obras y ayer por la mañana pasaron a disposición judicial. El juzgado de instrucción número 1, que es el que estaba de guardia, les tomó declaración y los dejó en libertad provisional con la obligación de comparecer el día 1 de cadames. Al juzgado no había llegado ninguna denuncia por allanamiento. La instrucción está abierta por los delitos de daños y apropiación indebida, en función de las denuncias presentadas tanto por el propietario como por los inquilinos de la vivienda, cuatro estudiantes que la tenían alquilada. Cuando el piso fue desalojado, el dueño comprobó que faltaban muebles, un lavavajillas, un armario y un televisor, así como otro armario y una mesa habían sido desmontadas y habían partido la cerradura de la terraza. Por su parte, los inquilinos echaron en falta ropa, ordenadores y hasta apuntes.

La pareja de okupas había entrado en la vivienda que tenían alquilada los estudiantes, que no pudieron acceder a su piso porque cuando llegaron el sábado 10 de septiembre a Badajoz para preparar el comienzo de las clases (solo habían estado de vacaciones el mes de agosto), habían cambiado la cerradura del piso que tenían alquilado desde el curso anterior. Ni los inquilinos ni el propietario de la vivienda, situada en el primer piso del número 6 de la calle Altozano, pudieron hacer nada por desalojarlos. Los cuatro jóvenes tuvieron que buscar otro piso en el que alojarse.

Pero la semana pasada se produjo una reacción ciudadana. El miércoles por la noche se convocó una cacerolada ante la fachada del piso okupado, a la que acudieron más de un centenar de vecinos, que estuvieron haciendo ruido durante más de tres horas.

La Policía Nacional tuvo que intervenir cuando un grupo de manifestantes subió hasta el rellano donde se encuentra la vivienda okupada y aporrearon la puerta. La fuerte reacción vecinal consiguió su propósito y los okupas se marcharon esa misma noche ante la presión. Fueron ellos los que avisaron a los policías de su intención de marcharse, aunque inicialmente querían esperar unos días. El propietario de la vivienda estuvo presente con la Policía Nacional cuando desalojaron el piso. Al día siguiente interpuso una denuncia por daños y los inquilinos presentaron otra por hurto, pues muchas de sus pertenencias no estaban en su vivienda. El dueño ya ha instalado un sistema de alarma en el piso.

Compartir el artículo

stats