Kiosco

El Periódico Extremadura

Estaban en una zona alejada del escenario y a los pocos minutos los desalojaron

Dos pacenses en el Medusa Festival: «Llegó un aire caliente como cuando abres el horno»

Mario Caramelo y Enrique Campos relatan su experiencia en el espectáculo, donde falleció una persona y hubo 40 heridos. Por suerte ellos resultaron ilesos

Enrique Campos y Mario Caramelo en los instantes previos del suceso. LA CRÓNICA

Mario Caramelo y Enrique Campos no se quisieron perder uno de los festivales de música importantes de este verano y aprovecharon el pasado fin de semana para viajar a Valencia y disfrutar del Medusa Festival de Cullera, en el que falleció una persona y resultaron heridas otras 40 después de que se cayeran varias estructuras y partes del escenario principal y de la entrada del recinto debido a fuertes rachas de viento.

«De pronto empezó a hacer mucho aire, cada vez más, y muy caliente. La arena picaba de la velocidad a la que iba y tuve que taparme los ojos porque era imposible mantenerlos abiertos», relató Campos. Su primo coincidió en cómo sucedieron los hechos. «De repente hizo un aire caliente como cuando abres el horno y cayeron cuatro gotas», aseguró. En ese momento se paró la música de los cinco escenarios y a los pocos minutos llegó la policía y el personal de la organización empezó a desalojar a las 50.000 personas que había en el recinto sin darles una razón. No se enteraron de qué había pasado porque estaban en la zona centro a la izquierda y el trágico suceso se produjo en la parte derecha. «La gente estaba tranquila pero vi a los organizadores corriendo de arriba para abajo, algo que me extrañó. Me llamó mucho la atención que pasó uno a su lado con cara de terror», contó Campos. A Caramelo le sorprendió que pese a la gravedad, no hubo chillos ni nervios por parte del público.

En un principio pensaron que la lluvia había afectado a los equipos electrónicos y al salir del recinto ya les empezaron a decir lo que podía haber pasado y comenzaron a ver como llegaban las ambulancias y la policía. Entonces se fueron al apartamento que tenían cerca de las instalaciones y al día siguiente confirmaron la noticia cuando sus amigos y familiares les preguntaron si estaban bien y vieron el comunicado del festival.

Con la tranquilidad y seguridad de estar ya en casa a salvo, Caramelo afirmó que «no te esperas salir de fiesta y tener la mala suerte de que pasa una cosa así y te pilla una pierna o un brazo. Te quedas con ese nudo en la garganta». A pesar de ello, dijo que la experiencia fue buena el tiempo que estuvieron y que volverá a ir a un festival sin pensarlo. En cuanto a su primo, aseguró que lo primero que se le pasa por la cabeza al recordarlo es que le podía haber ocurrido a él. «Estaba en ese sitio en ese momento pero podía haber estado donde sucedió. Al final es suerte o no sé como llamarlo. Fue una catástrofe y una desgracia», comentó.

Compartir el artículo

stats