Kiosco

El Periódico Extremadura

En lo que va de año dado a conocer al SEPRONA una veintena de puntos sucios

Salvemos el Guadiana denuncia los vertidos de escombros y basuras en el río en Badajoz

Destacan las zonas de Las Crispitas en Badajoz, en la rivera de Gévora, en Pueblonuevo o Barbaño

Un conjunto de uralitas justo al lado del río en Pueblonuevo. LA CRÓNICA

Neumáticos, escombros en grandes cantidades, plásticos de riegos y de todos los tipos, bidones de herbicidas y abonos, montones de basuras y, en especial, uralitas y materiales de fibrocemento. Todo eso es lo que se puede encontrar en muchos puntos a lo largo del río Guadiana que provocan suciedad en la naturaleza y que pueden causar un problema tanto en el entorno como para los animales terrestres y acuáticos.

«Es una verdadera pena como está el medio ambiente y el río está hecho una mierda», aseguró a este periódico el presidente de la Asociación Salvemos el Guadiana, Juan Fernando Delgado, quien informó de que, en lo que va de año, han presentado una veintena de denuncias al respecto. El trabajo que realiza el colectivo y la cooperación con el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil es tal que las denuncias ya no las hacen presencialmente, si no que las mandan a través de correo electrónico. Del mismo actúan con el Ayuntamiento de Badajoz y con la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), a quienes avisan cuando se encuentra algún punto con basuras para que lo limpien.

Neumáticos de todo tipo tirados en el campo. La Crónica

Delgado especificó que en la capital pacense se pueden observar estas clases de deshechos en la zona de Las Baldocas, en los caminos que discurren junto a los azudes o en Las Crispitas, donde hay hasta cuatro lugares con fibrocemento que han denunciado en numerosas ocasiones y que no acaban de retirar. «Ahora tenemos en Campomanes, a cinco o seis metros del río Rivillas, un vertedero enorme de la comunidad que está señalado como un punto limpio pero que, por lo que se ve, no recoge nadie nada y hay de todo», señaló el responsable de la plataforma. Según explicó, es responsabilidad del ayuntamiento al ser un punto limpio municipal pero también lo es de la CHG al estar dentro de las márgenes de servidumbre del afluente. Asimismo, alertó de que hace unas semanas vieron pasar un camión de contenedores cerca de la carretera de Olivenza y vieron que en un solar estaban depositando residuos.

También dentro del termino municipal de Badajoz, cerca del Puente de Cantillana, también conocido como Puente de Carlos V, en la rivera de Gévora, lo tienen «hecho polvo» con la suciedad porque es un sitio donde hay mucha sombra, la gente va allí a pasar el día y dejan las basuras. «Es el único río en el que tenemos el agua clara», manifestó.

Ya en otras localidades de la provincia, Delgado indicó que en Pueblonuevo del Guadiana hay tirados por el campo neumáticos, en Lobón también suele haer mucha basura y en Barbaño hay zonas con ripios y escombros por la orilla del río. La asociación, que no dispone de subvenciones, trata de recorrer todo el caudal para comprobar su estado.

Dentro de las actuaciones que se pueden llevar a cabo para mantener limpio el río y sus orillas, el presidente de la agrupación considera que es primordial implantar una vigilancia exhaustiva, sobre todo en lugares de ocio. En cuanto a los mensajes de sensibilización para la ciudadanía, afirmó que llevan años lanzando campañas y advirtiendo de lo que esto puede provocar pero considera que las personas no se conciencian. También aprovechó para señalar uno de los problemas que benefician que la proliferación de los escombros y residuos en el medio natural. «Cuando un albañil hace alguna chapuza y va al punto limpio le piden la licencia de obra para que pueda depositar los restos y como no suelen tenerla lo tiran en el campo, que es lo que les resulta más fácil», agregó Delgado.

Ripios y escombros vertidos en la naturaleza. La Crónica

La Confederación, por su parte, expresó que, en lo que respecta a la gestión de residuos en dominio público hidráulico y terrenos adyacentes, lo primero que hace es realizar una visita a la zona para la elaboración de un informe de geocampo, en el cual se determina la parcela en la que se encuentran los residuos y el tipo de vertido. Posteriormente, según la importancia, se interpone una denuncia ante la Guardia civil y, si es urgente porque ponga en riesgo la salud pública, actúa inmediatamente.

En el caso contrario, notifican al ayuntamiento correspondiente la presencia de los residuos y le comunican la necesidad de que lo tienen que retirar. Si no disponen de los medios pueden solicitar la ayuda de la institución.

Según detalló, hasta la fecha se han contactado con los ayuntamiento de Badajoz, Mérida, Pueblonuevo del Guadiana, Montijo, Puebla de la Calzada, Lobón, Torremayor, La Garrovilla, Don Benito y Santa Amalia. «Desgraciadamente son muchos los puntos a lo largo del Guadiana en los que se localiza de forma periódica vertidos de todo tipo, siendo las zonas más significativas los entornos de las ciudades de Mérida y Badajoz.

Por otro lado, Seo/Birdlife considera que el impacto medioambiental que provoca el abandono de residuos en la naturaleza, lo que denomina basuraleza, afecta también a las condiciones en las que los espacios naturales se encuentran frente al fuego. Desde el Proyecto ‘Libera’ advierten de que una de las consecuencias derivadas de esta mala práctica es el aumento del riesgo de incendios en el medio natural. El verano se convierte en una época de alto riesgo de incendios por factores como las altas temperaturas, el viento y la falta de lluvias. Sin embargo, el 80% de los que se producen en España, ya sea de forma directa o indirecta, tienen su origen en actividades desarrolladas por el ser humano.

Compartir el artículo

stats