Kiosco

El Periódico Extremadura

Pintura al aire libre para aprender y compartir

Jardín de pintores

Una docena de artistas participa en el segundo encuentro organizado por Fundación CB y Screart

El encuentro se celebró en los jardines de la Rucab. Gabriel Noja y, de espaldas, Mateo.

Mateo tiene 4 años. En su casa pinta con témperas. Ayer estaba disfrutando, tranquilo, concentrado, de un lienzo solo para él, con pinturas acrílicas de muchos colores que iba mezclando con la espontaneidad de un niño que comprueba lo que es capaz de hacer con un pincel con total libertad. Mateo era uno de los doce pintores que se reunieron en los jardines de la residencia universitaria de Fundación CB.

Era el segundo encuentro, organizado por Fundación CB con la asociación Screart (el primero se celebró en los exteriores de la torre Badajoz Siglo XXI), para que pintores experimentados y aficionados compartan sus técnicas y disfruten juntos de una jornada creativa al aire libre. Ya está prevista una tercera edición, según confirmó el presidente de la asociación, Gabriel Noja, que también andaba enfrascado con los pinceles. De este colectivo surgió la propuesta del Pasaje del Arte, que el Ayuntamiento de Badajoz hizo suya para ofrecer a los artistas la oportunidad de vender sus obras.

Los pintores con sus obras.

Con encuentros como los de ayer se pretende «sacar a los pintores del estudio y una manera de divertirse», explicaba Noja, sin deja de añadir azul al lienzo. Entre los invitados estaban los pintores Adrián Rolo, Ignacio Rodríguez-Arbaizagoitia y Manuel Holguín. Entre los lienzos se paseaba Mila Galán, que había acudido al jardín de la Rucab a pintar y a aprender. «A mí lo que me gusta es que cada uno es distinto, sería muy aburrido si todos tuviésemos el mismo nivel e igual forma de pintar y hay gente que pinta bastante bien», señalaba esta pintora. Según Rolo, «todos aprendemos de todos». «Eso es evidente y a mí me gusta ver cómo lo hacen los demás», apuntaba Mila Galán, a quien le llamó la atención el trabajo de Manuel Holguín, que está probando con acrílico fluido. Esta técnica consiste en mezclar pintura acrílica con cola vinílica, de carpintero, y agua destilada e incorporar después aceite para que al pasar la antorcha de cocina exploten las celdas. Permite trabajar las formas con un pincel. «Yo empecé en la pandemia y tiene muchas posibilidades, como los retratos, pero tienes que dominarla», explicó este pintor.

Mila Galán está convencida de que cuando un pintor logra un estilo «muy propio», característico y difícil de imitar «es fruto de un trabajo, hasta que llegas ahí y no todos lo consiguen, para eso tienes que llevar años y también depende del talento: trabajo y talento». Puede ser el caso del joven Adrián Rolo, que acudió a los jardines de la Rucab a echar la mañana pintando, en un formato más reducido del que acostumbra. Ahora está dedicado a los murales para una exposición en la sala Vaquero Poblador. «Me gusta que se puedan hacer cosas en Badajoz, moverse, pintar y que la gente pueda verlo», comentó animado. Todos estaban creando. «Aquí se viene a pintar y estoy conociendo a pintores que quería conocer. Como a Arbaizagoitia. «Me encanta la línea y el color que tiene», decía Rolo de su obra. Con su paleta tan característica. Tanto que se llevó sus propias pinturas, aunque Fundación CB facilita todo el material.

José Luengo es alumno de la Escuela de Artes y Oficios y ha participado en los dos encuentros. Ayer, además de su paisaje se llevó «un buen momento, de relax, porque a mí esto me gusta». Juan José Matías es aficionado y también repetía experiencia «sobre todo por lo que compartes con los demás, ves a la gente pintar y aprendes mucho, más de lo que yo haga, de lo que veo que hacen los demás».

Compartir el artículo

stats