Kiosco

El Periódico Extremadura

Proceden de otras comunidades y países europeos

Vacaciones sin gluten

40 jóvenes celiacos recalan en Badajoz con el campamento que organiza la Federación de Celiacos de España

Los jóvenes que participan en el campamento para celiacos, ayer en el Ayuntamiento de Badajoz. SANTIAGO GARCIA VILLEGAS

Comparten una intolerancia alimentaria que les puede complicar las vacaciones si comen lo que no deben o no encuentran dónde hacerlo bien. Realizar un viaje con otros jóvenes de la misma edad con idénticas necesidades les permite disfrutar sin preocupaciones y con la tranquilidad de que no van a enfermar. Ese es el objetivo del campamento internacional para jóvenes celiacos Face Joven, la sección juvenil de la Federación de Celiacos de España (FACE), que cada año organiza en una comunidad autónoma y por primera vez recala en Extremadura. Tiene su centro de operaciones en la Residencia Universitaria de Fundación CB (Rucab) de Badajoz. Sus 40 participantes pasaron ayer por el ayuntamiento, donde fueron recibidos por el alcalde, Ignacio Gragera, antes de viajar a Elvas. La noche anterior ya recorrieron el Casco Antiguo pacense.

Estos jóvenes proceden de diferentes comunidades autónomas y de países como Italia, Francia, Inglaterra y Holanda, según explicó Angélica Trejo, presidenta de la Asociación de Celiacos de Extremadura. «La adolescencia es cuando más se transgrede la dieta, porque empezamos a salir, se separan del núcleo familiar», advirtió Isabel García, que es secretaria en la asociación y sabe de qué habla, porque es joven. Isabel apuntó que esta enfermedad no tiene otro tratamiento que la dieta sin gluten «y si lo haces bien puedes llevar una vida normal». «Los amigos se tienen que adaptar al celiaco, siempre», defiende como máxima Angélica, que es consciente de la dificultad en determinadas edades, pues las pandillas van juntas a locales de comida rápida, pizzerías y hamburgueserías. «Van en grupo buscando lo más barato, el celiaco no come solo, siempre come con alguien y hay otro problema, que los jóvenes a veces se arriesgan, porque no quieren fastidiar».

Pero cada vez hay más establecimientos formados a través de las asociaciones y los celiacos cuentan con una aplicación donde chequean en qué lugares de la zona pueden comer. Según Angélica Trejo, en algunas comunidades autónomas es más fácil que en otras, y entre las que ocupan los primeros puestos está Extremadura. «Porque llegamos más, tenemos más sensibilizada a la sociedad, también al sector de la restauración, trabajamos con proyectos de formación a los cocineros, reposteros y camareros y escuelas y universidades laborales y con el programa ‘Extremadura Sin Gluten’.

Mari Ángel es de Zaragoza. SANTIAGO GARCIA VILLEGAS

"Soy celiaca desde los 22 años y esto hace más visible nuestra enfermedad. Hice otro viaje a Granada y repito"

decoration

La primera noche cenaron en la Rucab, donde les prepararon su dieta adaptada y en todos los sitios que van a recorrer en Extremadura han elegido restaurantes formados por la asociación. A la hora de hacer pic-nic, llevan sus bocadillos «especiales» y, si no, siempre «hay alternativas que conocemos».

Compartir el artículo

stats