Kiosco

El Periódico Extremadura

Los operarios adecentaron ayer el cauce con un tractor pala y un camión

Los arroyos Rivillas y Calamón de Badajoz se libran de la maleza y la basura

El ayuntamiento ha comenzado las labores de limpieza de la vegetación y el lodo

Los operarios trabajan con las máquinas en la limpieza de los arroyos Rivillas y Calamón. ANDRÉS RODRÍGUEZ

El ayuntamiento ya ha comenzado con la limpieza de los cauces de los arroyos Rivillas y Calamón, una actuación que se desarrolla cada seis meses, como refleja el contrato de mantenimiento de los parques del río Guadiana, y que, en esta ocasión, se ha retrasado un poco porque faltaba la autorización de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG). Este martes se vio en el afluente, en la zona situada entre las barriadas de San Roque y Cerro de Reyes, a un tractor con pala que se encargaba de recoger la vegetación y el lodo del suelo para después depositarlo sobre un camión volquete.

El pasado mes de mayo el concejal de Medio Ambiente, Jesús Coslado, explicó que primero se retirarían de manera manual los restos no orgánicos y después se utilizaría la maquinaria para quitar el lodo y la vegetación. La Asociación de Vecinos de Cerro de Reyes y la Asociación Salvemos el Guadiana ya protestaron por los malos olores y la proliferación de plagas como mosquitos a causa de las balsas de agua estancada porque las labores de limpieza no se habían realizado desde hacía más de un año. Sin embargo, Coslado afirmó que la última vez que se actuó sobre el afluente fue en noviembre de 2021.

Por otro lado, el responsable municipal de Medio Ambiente apuntó que los malos olores en algunos puntos son consecuencia de los vertidos de la estación de bombeo de San Roque, cuya renovación está planificada ya por el ayuntamiento. Asimismo, recordó que existe un problema de aguas estancadas en la desembocadura de los arroyos al Guadiana por la presencia de un antiguo badén. En este sentido, la CHG informó el 20 de mayo de que se habían contratado los trabajos de demolición del citado badén, los cuales se iniciarán a partir del 15 de julio. Aún así, el organismo consideraba necesario constatar que los malos olores tenían su origen en el estado de conservación y mantenimiento de la estación de bombeo de las aguas residuales urbanas y no en los restos del badén.

Compartir el artículo

stats