Kiosco

El Periódico Extremadura

La portada apagó las luces de la primera celebración tras la pandemia

La Feria de San Juan de Badajoz cierra con mucho público y una última noche movida

Conciertos y una concentración de coches históricos completaron la programación de nueve días de fiesta

Una familia despidiendo la feria en el pórtico una de las últimas noches. Andrés Rodríguez

Aún quedaban muestras de que todavía hay cierto respeto al covid con la presencia de algunas mascarillas pero, después de dos años muy diferentes, ayer finalizó una Feria de San Juan de Badajoz de lo más normal y deja atrás nueve días de fiesta que han transcurrido con mucho barullo de gente, tanto en las atracciones como en las casetas, y con mucho ruido como es habitual. A pesar de que los días o semanas previas al comienzo surgieron ciertas dudas que podían afectar al desarrollo de la festividad del patrón de Badajoz, tales como la posibilidad de que no hubiera fuegos artificiales, el problema de los policías locales o la huelga de autobuses, lo cierto es que se fueron solucionando y los ciudadanos han gozado con las ofertas de ocio y gastronómicas que se ha acumulado en el recinto ferial.

Multitud de personas llenan las calles del recinto ferial. Andrés Rodríguez

El alcalde, Ignacio Gragera, inauguró oficialmente la feria con el alumbrado de la portada pero unas horas antes ya estaban en funcionamiento las aproximadamente 80 atracciones, incluidas tómbolas y otros juegos de azar y puestos de comida, así como las zonas de las casetas, mientras que en el Casco Antiguo se vivía desde el mediodía. La noria, la montaña rusa, los tiovivos, los coches chocantes, la realidad virtual, las churrerías, las heladerías, los puestos de buñuelos, chucherías y algodón dulce, las zonas de comida y las de las discotecas, no faltó de nada y los ciudadanos hicieron buen uso de cada uno de ellos. Los precios de los cacharros, entre 3,5 y 5 euros, influyen en los bolsillos de los clientes en una situación económica complicada pero es imposible evitar las tentaciones que llegan a la frontera de Caia. El lunes y el martes dos horas sin ruido para favorecer el acceso de los niños con autismo, ese mismo martes 21 el día del niño, los fuegos artificiales la víspera de San Juan, los conciertos, el certamen de cajas rumberas de la federación del carnaval FALCAP y hasta una concentración de coches y motos históricos, todo eso ha pasado en este tiempo de diversión.

El concejal de Ferias y Fiestas, Francisco Javier Gutiérrez aseguró ayer que se ha desarrollado «bastante bien», que la gente tenía muchas ganas de volver a sentir una situación similar a la de antes de la pandemia sanitaria y que lo han cogido con muchas ganas. «Ha habido mucho ambiente», incidió el edil que, para su gusto, es una fiesta «excesivamente larga». Desde el ayuntamiento están contentos por la labor que se ha realizado porque de lo que se trataba era de volver a la normalidad, que en las casetas y en los conciertos se pudiera bailar y estar todos juntos. «Creo que el objetivo se ha cumplido y hay que agradecer a los ciudadanos el comportamiento ejemplar que tienen siempre».

Uno de los juegos en los que hay que coger los patos para conseguir premio. Andrés Rodríguez

Los feriantes se van de Badajoz con un sabor agridulce este año porque, tal y como explicó Antonio García, dueño de siete atracciones, ha habido una gran diferencia respecto a la época covid pero «las noches han estado flojas y la gente no ha aguantado hasta tan tarde», por lo que les han faltado dos o tres horas de trabajo todos los días. García achacó este cambio en gran parte al clima porque se produjo un bajón en las temperaturas y ha hecho frío, incluso ha llegado a llover. Pero también ha resaltado que el ayuntamiento tiene que mejorar las infraestructuras, la organización del recinto y los aparcamientos puesto que las personas tardaban mucho tiempo en entrar al ferial.

Otro de los puntos fuertes de San Juan son los conciertos y por el auditorio han pasado la banda argentina God save the Queen, Lola Índigo, Omar Montes, RVFV, varios djs, India Martínez y El Payaso Tallarín, que cerró ayer la programación. Quedará la espina de no haber podido contar con la presencia de Anuel AA, uno de los artistas internacionales más importantes de la música urbana.

Las casetas tienen siempre un gran ambiente con música y bailes. Andrés Rodríguez

Pero San Juan no se celebra únicamente en el ferial de Caia y este año el ayuntamiento ha querido impulsar la Feria de Día en el Casco Antiguo como hace años, por lo que permitió a los bares montar terrazas en el exterior y poner música para ambientar. Sin embargo no ha llegado a tener el auge de antes y gran parte de la población ha optado por pasar las tardes en las casetas de la feria. Para Laura García, dueña de Carmen Gastrobar se ha visto menos movimiento, ha faltado ambiente y «parece que ha habido menos alegría». En este sentido, consideró que el ayuntamiento debería implicarse más y tener un compromiso más fuerte si realmente se le quiere volver a dar la vida que tenía antes el centro de la ciudad. «Se espera la feria con música, bailes y grupos rocieros en la calle», agregó la propietaria de local.

La Cruz Roja también ha vivido una festividad relativamente tranquila. Hasta el cierre de esta edición no se ha producido ningún suceso de gravedad y han destacado las heridas accidentales, las intoxicaciones por consumo de alcohol y alguna que otra reyerta. Como novedad, las dos últimas noches los voluntarios de la sección de Juventud han desarrollado hasta las 3.00 horas actividades de reducción de riesgos asociados a los espacios de ocio nocturno.

De esta forma finalizó la Feria de San Juan 2022, la cual volverá con más fuerza, si nada lo impide, en junio de 2023.

Compartir el artículo

stats