'Casos prácticos. El niño con autismo en la escuela’ es el título del tercer libro que escriben al alimón Olga Fernández y Chicho Rodríguez, maestros especialistas en Pedagogía Terapéutica del colegio Santa Teresa de Badajoz. La publicación, autoeditada de nuevo, complementa sus dos trabajos anteriores, ‘Patios dinámicos: una experiencia inclusiva’ y el manual ‘El niño con autismo en la escuela’, y pretende seguir ofreciendo claves a docentes y familias para lograr una inclusión real de los alumnos con Trastorno del Espectro Autista (TEA) en los colegios ordinarios, de la que son firmes defensores.

A través de 25 casos reales, los autores desgranan en su nuevo libro cómo aplicar en las aulas y patios de recreos estrategias que ellos mismos han puesto en práctica con sus alumnos, ofreciendo una breve explicación sobre los diferentes conceptos y narrando su propia experiencia y la de los escolares, así como los resultados, que, aunque no siempre son los deseados, permiten avanzar en los objetivos. El libro, según explica Olga Fernández, surge del vacío de publicaciones que existe sobre experiencias prácticas con niños con autismo en los colegios ordinarios, de las que no solo pueden nutrirse para su trabajo diario los maestros especialistas, sino el conjunto de los docentes y, en muchos casos, las familias. 

HERRAMIENTAS / Mediante estos supuestos se abordan diferentes situaciones del día a día de los alumnos con autismo, exponiendo de manera práctica las técnicas y recursos que ellos mismos han validado con su propia experiencia profesional. Así, en estas páginas compilan herramientas y ejemplos reales, en los que los docentes se pueden apoyar para resolver situaciones que se puedan plantear en las aulas y fuera de ellas. Entre otros aspectos, destacan la importancia de utilizar y modular recursos «clásicos», como el uso de agendas, horarios, integración sensorial o adaptaciones curriculares, con otros que no están tan extendidos, como son la docencia compartida, los programas de patio, las actividades cooperativas, los facilitadores de comprensión o el trabajo de las funciones ejecutivas.

En este trabajo, Fernández y Rodríguez también ponen el foco en la necesidad de que no se olviden otros factores también fundamentales de los que se deben acompañar el desarrollo e inclusión de estos escolares, como su incorporación al centro, la transición entre las diferentes etapas educativas, los servicios complementarios, la concienciación del conjunto de la comunidad educativa o la adaptación de actividades académicas o extraescolares que para ellos puedan conllevar una mayor dificultad (excursiones, clases de educación física). Tampoco se dejan fuera de este libro cuestiones con cierta controversia, como la motivación de los docentes o las carencias de las administraciones educativas. En este sentido, ponen en valor la importancia de la implicación de los maestros, «sobre todo por la falta de formación», pues esa ausencia de empatía genera inseguridad en los niños con TEA.

Para la portada del libro, que está disponible en Amazon, sus autores han vuelto a utilizar, como en los dos anteriores, una ilustración realizada por una de sus alumnas con TEA. Además de recoger en estas publicaciones su trabajo, Olga Fernández y Chicho Rodríguez también imparten talleres y cursos para formar y concienciar al profesorado con el ánimo de favorecer la inclusión educativa y social de los niños con autismo.