El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda Federación

El Badajoz suma 90 días sin cantar victoria

Los blanquinegros, urgidos de triunfos si quieren evitar un nuevo desastre

Es el segundo equipo del grupo con menos victorias, tras haber ganado solo cuatro partidos de 21 posibles

Samu Manchón se lamenta durante un lance del juego Andrés Rodríguez

El Badajoz va a acumular este domingo una cifra de la que no puede sentirse orgulloso. Y es que no gana desde el pasado 12 de noviembre ante el Cacereño por lo que en su próximo partido ante el San Fernando, que tendrá lugar este 10 de febrero, sumará exactamente 90 días sin ganar. Si obtiene el triunfo, la racha negativa quedará ahí. Lo peor es que, si no lo hace, esta puede seguir creciendo.

Y eso que en sus dos últimos envites, los blanquinegros se muestran contentos por haber sumado buenas sensaciones tras igualar en Guadalajara y cuajar una gran actuación ante el Illescas a la que solo le faltó el premio final del triunfo. Lo cierto es que de sensaciones no se come y a base de empates para una quimera lograr la salvación. La única opción que le queda al Badajoz es empezar a ganar si no quiere tenerlo aún más crudo. Actualmente está a cinco puntos de una permanencia que marca el Llerenense y a cuatro de la promoción por el descenso que ocupa el Ursaria. Una distancia que, si bien no es insalvable, sí que es infranqueable si, como mucho, solo se suma de uno en uno. 

Pero hay otro dato demoledor en el Nuevo Vivero: tras la racha del Montijo, con la que ha ganado tres de los últimos cuatro partidos, sumado al último triunfo del Navalcarnero dejan al Badajoz como el segundo equipo que menos partidos ha ganado en el Grupo 5 de la Segunda Federación. Sus datos solo los empeora el Mensajero, penúltimo clasificado. El equipo pacense, por su parte, se ha ubicado en la antepenúltima posición de la tabla merced a esta pésima dinámica.

Cambio de objetivos

Si la situación no cambia, el Badajoz está abocado a un nuevo desastre en forma de descenso. Ya hace un año, cuando el equipo dibujaba una dinámica mejor que la actual, no pudieron eludir acabar el curso en los puestos de color rojo. Este año, como recién descendidos de la categoría, el objetivo era tratar de pelear por recuperar cuanto antes su lugar en la división de bronce: la realidad y los resultados pusieron al equipo en su sitio. 

Por ello, pese a que desde la propiedad del club se hablaba de «pelear por ascender» pese a que el equipo llevaba varias jornadas hundido en la clasificación, su entrenador, Iñaki Alonso, ya reconoce que el objetivo ha cambiado. Aunque hace pocas comparecencias admitió que el Badajoz era «un caballo ganador», el técnico vasco ha tenido que adaptar su discurso a las complicadas circunstancias que arrastra el equipo y ya se intuye, aunque sin mencionarla, la lucha por la permanencia.

Compartir el artículo

stats