El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda Federación

Cinta, al rescate de un punto gris para el Badajoz en el derbi ante el Montijo

El conjunto rojinegro roza la épica con un gol de Javi Bernal, pero los blanquinegros aprovechan el instinto de su ‘9’ para igualar en el 94 (1-1)

Jesús Sánchez y Chacartegui pugnando por un balón dividido durante el derbi jugado en Badajoz. Andrés Rodríguez

1 - Badajoz: Narváez, Grima (Ba, min.74), Borja López, Moi (Samu Manchón, min.55), Chacartegui, Cordero, Miguel Núñez, Petcoff (Muller, min.74), Toscano, Carrasco y Aketxe (Carlos Cinta, min.55).

1 - Montijo: Dani Atanes; Mauro, Joserra, Mario, Matheus, Jesús Sánchez, Alex Bravo (Pedro, min.80), Runy, Abraham Pozo, Salido y Javi Bernal (Darius, min.65).

Goles: 0-1: minuto 62, Javi Bernal. 1-1: minuto 94, Carlos Cinta.

Árbitro: Javier Sánchez Carreras (Comité Andaluz). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Moi, Miguel Núñez y Chacartegui; y al visitante Runy.

Incidencias: Partido de la decimoquinta jornada del grupo 5 de Segunda Federación. Estadio Nuevo Vivero. 4.500 espectadores.

Punto agridulce para Badajoz y Montijo (1-1) en un derbi donde los visitantes rozaron un inesperado ‘Viverazo’ que sólo pudo frenar el instinto goleador de la tanqueta Carlos Cinta, que se sacó uno de sus remates inverosímiles de la chistera para rescatar un punto que ya se le escapaba al cuadro de Iñaki Alonso, pero que tampoco le sirve en su plan de recuperación de una irregular primera vuelta. El punto también dejó frío al Montijo, que navegó soñando por la victoria y sucumbió en la orilla en uno de los últimos remates de los blanquinegros. Eso sí, es un punto con mucho valor en uno de los campos difíciles de la categoría.

Al Montijo le salió su plan a la perfección. Emilio Tienza arropó muy bien a su equipo, le dio la pelota al Badajoz y se jugó sus bazas a la contra. La partida le salió tal y como la había soñado. Con un bastonazo de Bernal que tenía hambre de gol. 

Damián Pettcof, con el balón, presionado por Matheus y Abrahan Pozo. Andrés Rodríguez

Al Badajoz le penalizó, especialmente, una primera parte para el olvido. Lento en la circulación, sin ideas en la creación y con un Aketxe en las antípodas de su mejor versión. Le faltó mucha materia prima al Badajoz para poder hacerle daño al Montijo en la primera parte. 

Los únicos brotes de peligro los sembró el carril izquierdo de Chacartegui, que con un par de centros intimidó a la zaga visitante, aunque sin demasiada insistencia. De hecho, un disparo del carrilero izquierdo fue lo más peligroso de su equipo en estos primeros 45 minutos. 

El Montijo, desde el principio, lo tuvo claro: defensa bien armada, pocas fisuras, despejes en largo y a por el contragolpe. Tuvo varias en escapadas de Javi Bernal y Runy por velocidad, pero en ambos casos fallaron en los pases definitivos. Hizo un gran trabajo de contención la medular del conjunto de Emilio Tienza, que dejó sin ideas a Petkoff y Toscano en el centro del campo. De hecho, tanto Aketxe como Toscano recibieron pitos cuando Iñaki Alonso decidió cambiarlos a las primeras de cambio en la segunda parte.

Zarpazo

Salió con mejor cara y más ritmo el Badajoz en la segunda parte, sobre todo, decidido a cambiar el ronroneo de dudas que había dejado la primera parte en la grada. Uno de los que salió con brío fue Castri, cuyo centro tenso estuvo a punto de despejarlo a gol un defensa del propio Montijo. Seguidamente, el argentino Petkoff lo intentó desde la frontal del área, pero su disparo se marchó arriba. 

Acción del derbi disputado en el Nuevo Vivero entre Badajoz y Montijo. Andrés Rodríguez

Decidió Iñaki Alonso meter creatividad en el campo con Samu Manchón y potencia arriba con Carlos Cinta. Ambos revolucionaron por unos minutos al Badajoz en ataque. Pero fue en ese momento en el que el Badajoz empezaba a crecer en el partido cuando el Montijo encontró lo que tanto había buscado: el contragolpe perfecto. Ocurrió pasado el cuarto de hora de la segunda mitad. Alberto Salido agarró un balón en campo propio, le dio velocidad a la conducción y confió en la velocidad supersónica de Joserra para meter el balón al hueco. El lateral izquierdo ganó su duelo y sirvió a la derecha para Javi Bernal, que controló y armó un derechazo arriba inapelable. Golazo de contra de manual y primera parte del trabajo hecha. Ahora, toca defender. 

Y con esas se pertrechó en defensa el Montijo, defendiendo a ultranza la exigua renta que había buscado. El Badajoz metió mordiente con la velocidad de Ba y el talento de Muller, pero las ocasiones morían en centros sin remates y en disparo lejanos que no encontraban portería. Emilio Tienza metió músculo con Yaya, Pedro y Justice, intentando agarrar otra contra que rompiera el derbi de forma definitiva. 

Iñaki Alonso y Emilio Tienza, entrenadores de Badajoz y Montijo, respectivamente. Andrés Rodríguez

Acorraló el Badajoz en el descuento al Montijo buscando centros desesperados. Y ahí apareció la tanqueta, Carlos Cinta, que remató de cabeza un buen centro de Chacartegui. Salvó los muebles el Badajoz, pero lo hizo en un mal partido. Toca reflexionar. 

SENSACIÓN AGRIDULCE PARA LOS DOS ENTRENADORES

Iñaki Alonso, entrenador del Badajoz, no se mordió la lengua en hacer autocrítica y reconocer que la primera parte de su quipo en el Nuevo Vivero había sido «lamentable» y que el tropiezo ante el Montijo viene motivado por una mala propuesta de partido y un plan que no terminó de salir. Reconoció que el Badajoz que se vio ante el Montijo está muy lejos del Badajoz que a Iñaki Alonso le gusta. «Cuando a un chico como Ba, al que sacas en la segunda parte, no le damos bola y luego es el mejor, nos lo tenemos que hacer mirar». Alonso también reconoció que al equipo le había faltado velocidad, profundidad, arrojo y desparpajo. «Hemos estado erráticos y el responsable soy yo» comentó. También se refirió a la posibilidad de que el club peine el mercado de fichajes:«lo que necesitamos ahora mismo es ser un equipo».

Emilio Tienza atestiguó ese punto agridulce para todos en el derbi. El preparador del Montijo reconoció que el equipo «se marcha enfadado porque es el tercer partido que se nos escapa en el tiempo de descuento. Otra vez la moneda sale cruz y no cae para nuestro lado, aunque le doy las gracias a mis jugadores por el esfuerzo que hemos hecho». Sobre el partido, Tienza justificó haber salido con una defensa de cinco y con carrileros porque tenía claro que con un campo grande como el Nuevo Vivero sus extremos eran armas que había que frenar. «Nos ha faltado algo de tranquilidad y pausa, pero es un punto que nos deja contento porque tenemos recursos y objetivos distintos». 

Compartir el artículo

stats