Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Fútbol. Primera Federación

El Badajoz, condenado a luchar por la permanencia

Los blanquinegros igualan los registros logrados en la primera vuelta de la temporada 2017/2018

Alfaro, en un lance durante el encuentro ante el Talavera Andrés Rodríguez

El Badajoz ha terminado la primera vuelta sufriendo un doloroso golpe de realidad. A este equipo solo le da, por el momento, para lograr una permanencia no exenta de apuros. Los de José María Salmerón han finalizado una más que discreta primera vuelta con 23 puntos, igualando así el registro de la temporada 2017/2018, la primera tras el ascenso, y con Juan Marrero en el banquillo. 

El curso empezó con Isaac Jové, pero el preparador catalán, pese a arrancar con victoria en León, duró solo seis jornadas tras lograr un empate en la segunda y tercera fecha de la competición y firmar tres derrotas seguidas. Con Salmerón, pese a que el equipo ha mejorado en algunos aspectos a nivel futbolístico, aún no ha sido capaz de despegarse de una zona de descenso de la que ahora mismo solo le separa un punto. 

La primera tarde del año en el Nuevo Vivero fue también la última de la primera vuelta. Y ya ha pasado tiempo suficiente para saber que este grupo, por cantidad y mentalidad, no le da. Aún se esperan un par de refuerzos más antes de que se cierre el mercado invernal, pero visto lo visto, no se sabe con exactitud cuál es el área que el Badajoz necesita reforzar con más premura. Sin laterales izquierdos, con dudas en el eje de la zaga, con un centro del campo al que le cuesta carburar y con una delantera que se espera que con Ferrón y Gorka pueda empezar a golear, parece complicado focalizar cuál es el área más adecuada para fortalecer con nuevas incorporaciones a la plantilla.

Salmerón pidió más regularidad, pero lo que tiene es un equipo regular, aunque no en la acepción que él pidió. Este domingo le dio motivos a los más de 4000 blanquinegros que se dieron cita en el Nuevo Vivero a marcharse antes de tiempo para no perderse la Supercopa. Es cierto que tenía un rival con una buena racha cuyo puesto en la clasificación no hace justicia a lo visto sobre el césped. No obstante, la peor noticia para el Badajoz y su hinchada parece precisamente esa. Que lo que se ve en la clasificación es más que justo. Y que habrá que seguir caminando en el interminable camino hacia la mejoría.

Oasis en el desierto

Los únicos que dieron alegrías al respetable pacense y que les hicieron levantarse de sus localidades fueron los dos fichajes. Primero Jannick Buyla, por el jugadón y el golazo tempranero. Después, Gorka Santamaría, que llenó de aplausos el encuentro mientras que calentaba y desató la locura cuando ingresó en el terreno de juego. Ya dentro del verde, poco o nada pudo hacer, aunque lo intentó construyendo desde atrás. Fueron las únicas alegrías -si es que así se le puede llamar- que tuvo una afición que este año no está disfrutando ni a nivel deportivo, ni mucho menos en el plano institucional.

Compartir el artículo

stats