Kiosco

El Periódico Extremadura

fútbol. Primera Federación
Isaac Jové Entrenador del Club Deportivo Badajoz

«La respuesta que ha tenido la afición del Badajoz ha sido magnífica»

Isaac Jové, sentado en el banquillo del Badajoz. Andrés Rodríguez

En el fútbol no es habitual ver a un entrenador fuera del banquillo. Es como ver a una especie fuera de su hábitat natural. La comunicación con el terreno de juego es diferente y mucho menos productiva que desde el área técnica. A esa anómala circunstancia ha tenido que adaptarse Isaac Jové Rubí (Barcelona, 1980) desde que llegó a Badajoz. Un extraño trámite federativo le impidió ocupar el sitio que le corresponde como entrenador del Badajoz durante más de tres meses. Ahora, aunque se muestra feliz por poder estar en el banquillo, no niega que la perspectiva privilegiada que le daba seguir los partidos desde la grada también le ha ayudado bastante en su debut como entrenador en la categoría de bronce.

Está sentado en el banquillo del Nuevo Vivero. ¿Qué sensación le produce imaginar que por fin puedes dirigir a un equipo desde aquí?

Sí, es una situación ilusionante. Ahora puedes estar continuamente encima del futbolista y ayudando al equipo a corregir muchas cosas durante el partido.

¿Cómo sintió al no poder sentarse en el banquillo durante tantos meses?

Se hace duro porque hay situaciones que tienes que corregir y que no puedes. Al final el mensaje no se transmite igual. Porque aunque tenía buena comunicación con el banquillo y el teléfono estaba abierto en todo momento, el mensajero no era yo. Aunque tácticamente se hacen correcciones, el mensaje no es el mismo. Pero también es verdad que tenía algunos aspectos beneficiosos. Desde arriba no se veía igual de bien que a pie de campo. Creo que es un recurso para apoyarte tácticamente en eso para ver situaciones que no se ven desde abajo. Este año voy a tener seguramente un apoyo arriba que me ayuda a interpretar este tipo de lances del juego. Tengo que decidir quién es. Tiene que entender futbolísticamente lo que queremos.

Además para esta temporada contará con analista y segundo entrenador...

Por mi forma de trabajar me encanta tener un apoyo que tenga la misma visión que yo y que me complemente esa visión en conjunto. Son personas que te pueden ayudar a hacerte las cosas más fáciles. Pero también admito que por mi forma de trabajar suelo delegar poco. Aunque los analistas me filtren cosas a mí me gusta acabarlas. Estudio mucho a los rivales porque me gusta tenerlo todo mucho más controlado. Mario Jiménez es mi hombre de confianza y entiende el fútbol como yo. Viene muy bien para liberarte de un poco de trabajo.

Luis Oliver ha dicho que el presupuesto para la plantilla de esta temporada es la mitad que la temporada pasada. ¿Lo han notado para hacer el equipo?

Cuando hablo con futbolistas no sé cuánto van a ganar. Yo puedo pedir un número de futbolistas y luego me dicen si el club puede llegar o no a sus pretensiones. También contamos con la ilusión y ambición del futbolista teniendo en cuenta su capacidad de adaptarse al presupuesto. Los jugadores tienen que ver lo que les puede conllevar en su futuro venir a un club como el Badajoz. 

¿Cuál será su estilo de juego? 

Llevo aquí desde febrero. Creo que más o menos se me conoce. Tenemos que ser un equipo de carácter. Muy ambicioso. Un equipo ordenado, vertical y que trabaje y se esfuerce mucho. A partir de ahí, podremos ir creciendo. Seamos más o menos eficaces, el esfuerzo no se puede negociar. Si trabajas para el Badajoz, aparte de la exigencia que tienes por jugar en este club, tienes la exigencia que yo te marco. Tenemos que tener fortaleza mental y no bajar los brazos nunca. 

¿Qué cree que le falta al Badajoz para terminar de confeccionar la plantilla?

Estamos trabajando en ello. Los futbolistas tienen que seguir conociéndose. Poco a poco la pretemporada te va diciendo qué necesita tu equipo y en qué posiciones necesita reforzarse. Actualmente estoy muy contento con lo que tenemos. 

¿Cómo ha vivido todos los cambios a nivel administrativo que ha tenido el club?

La intranquilidad ha estado ahí. Yo estaba en casa esperando noticias. Manifestaron desde el club que mi continuidad estaba asegurada, pero estaba en el aire la incertidumbre de cuándo se iba a resolver. Yo confiaba en que se iba a resolver positivamente, pero la espera se hace incómoda. Hasta que no llega ese día y todo coge un rumbo, estás preocupado. Pero el tiempo es el que pone todo en su sitio.

¿Le parece un inconveniente tener una plantilla nueva que tenga que vivir un proceso muy amplio de adaptación?

Cuando tienes una plantilla totalmente nueva como esta no solamente tienes que trabajar cuál va a ser el nuevo estilo de juego. También tienes que ver el carácter del equipo. Es muy importante que ellos se conozcan. Que sepan bien cuáles son sus perfiles. Tienes que dejarles claro que tienes que mandarles mensajes rápido para que se conozcan rápido y que sepan a qué queremos jugar.

¿Cuál cree que debe ser la aspiración real del Badajoz? 

A mí me gusta ser ambicioso. Soy así. Trabajo para conseguir logros. Pero ahora mismo no sería real ni justo ponerse objetivos. Mi objetivo ahora es que el equipo se conozca. Solo puedo trabajar la pretemporada y pensar en el primer partido. Esto es el Badajoz y el proyecto tiene que ser ambicioso. Pero también hay que saber que a nivel presupuestario podemos estar en la mitad en los dos grupos. 

En el mes de febrero tuvo una llegada difícil por su vinculación con Lanuspe. ¿Lo ha pasado usted mal en Badajoz?

Eso forma parte del pasado. Ahora mismo estoy muy contento y no voy a hablar de cuando llegué. Lo importante es que he tenido la oportunidad de entrenar al Badajoz. El pasado pasado está. A mí me interesa el futuro. El mío y el del club.

¿Qué relación tiene con los jugadores que se ha marchado? 

Durante el verano sí que llegué a hablar con alguno, pero desde que hemos empezado a entrenar estoy enfocado en el nuevo equipo. La relación entre entrenador y jugador es difícil que se mantenga más allá del día a día.

¿Intentó convencer a Miguel Núñez para que se quedara?

Yo estaba muy contento con el rendimiento de muchos jugadores la pasada temporada. Espero que a Miguel le vaya muy bien allá donde vaya. Es un futbolista que ha trabajado muy bien. Ahora lo que me interesa son los futbolistas que tengo.

¿Algún mensaje para la afición?

Me preocupaba que después del final de la temporada pasada cómo iba a responder el público. Pero creo que la respuesta de la afición ha sido magnífica. Se están haciendo muchos abonados. Creo que hay ilusión. El Badajoz es un club importante en cuanto a masa social. Los futbolistas saben que aquí la gente es exigente.

Compartir el artículo

stats