Kiosco

El Periódico Extremadura

Se cumplen 30 años del ascenso del Badajoz a Segunda División

El sueño de una tarde de verano

Tres décadas después, los protagonistas del ascenso rememoran aquel 28 de junio de 1992. Los pacenses regresaron a la categoría de plata 25 años después tras golear al Cartagena en una tarde la que El Vivero fue una caldera

El equipo: los blanquinegros lograron el ascenso en un abarrotado estadio. Veteranos CD Badajoz

«Recuerdo perfectamente ese día. Hacía un calor tórrido. El ambiente calentaba aún más el partido del ascenso. Teníamos la necesidad de hacer dos goles. Hicimos cinco. Recuerdo también que después del partido salimos en bus del estadio y luego fuimos a la feria. Recuerdo una Plaza de España con miles de personas felices. El último recuerdo es para ese espectacular equipo que nos llevaron en volandas a la división de plata. Enhorabuena, compañeros. Treinta años después sigue en nuestra memoria», comenta un Paco Herrera que no puede contener la emoción al rememorar el ascenso a Segunda División que obtuvo dirigiendo desde el banquillo del Badajoz.

Era un 28 de junio de 1992. En la capital pacense se vivían días festivos con la feria de San Juan. Los blanquinegros llegaban a este definitivo encuentro ante el Cartagena con la necesidad de ganar por más de un gol para poder lograr el ascenso a Segunda. El desenlace es de sobra conocido. El equipo de Paco Herrera goleó y consiguió un hito histórico que treinta años después aún perdura en la retina de los que lo vivieron. «El partido contra el Cartagena ha sido, sin duda, el momento más bonito de mi carrera. Jugarte el ascenso en tu ciudad. En tu campo. Delante de tus aficionados y con el campo a reventar y con todo Badajoz volcado con nosotros fue algo maravilloso», explica Juan Antonio Rodríguez ‘Rodri’, capitán de aquel conjunto que tocó el cielo ese día.

El resultado fue contundente y los futbolistas de Herrera no dieron concesión alguna al rival. Y es que el equipo pacense saltó al terreno de juego con la máxima concentración. «En el partido nos salió todo redondo. Dimos el mil por cien. Sabíamos que no se nos podía escapar», destaca Agustín Expósito, jugador de aquel equipo.

Aunque esa fecha es la que está marcada en el calendario de honor del Badajoz, lo cierto es que los días previos también gozaron de una importancia capital. «La semana previa al partido la ciudad respiraba fútbol por los cuatro costados. Fueron momentos únicos e inolvidables», explica Emilio Pérez, otro de los ‘héroes del 92’.

Tián, otro de los miembros de aquella plantilla que logró el ascenso, también se acuerda con cariño de aquellos días. «Recuerdo El Vivero lleno de gente. Cuando nos veían por las calles, nos animaban al triunfo. Después del partido, en el momento en el que te montas en el autobús y vas hasta el ayuntamiento, viendo a toda esa gente por las calles, fue algo inolvidable», añade.

Otro de los factores clave en este éxito fue el ambiente creado por la afición pacense. Las altas temperaturas que registraban los termómetros quedaron en anécdota al lado de una hinchada pacense que convirtió al ‘viejo’ Vivero en una caldera. «Cuando entramos en el estadio y vimos lo que había, fue para nosotros una motivación extra», comenta Rafael Becerra ‘Fael’.

El reencuentro: el pasado mes de abril, la Asociación de Veteranos del Badajoz homenajeó a los ‘héroes del 92’. Andrés Rodríguez

Compostela 

Pero este Badajoz no quería ni una pizca de exceso de confianza para esta importante cita. Sobre todo teniendo en cuenta lo que sucedió un año antes en Compostela, donde se les escapó el ascenso a última hora con un cruel desenlace. Quizás por eso la fiesta tras el pitido final les supo el doble de bien. «Sentí una enorme satisfacción después de lo ocurrido en Compostela el año anterior. Al terminar el partido entré en los vestuarios para felicitar a los jugadores y al técnico y allí fui duchado vestido», comenta un emocionado Félix Castillo que presidía el club blanquinegro durante aquellas fechas.

Marcial, pese a no ser citado para este encuentro, lo vivió desde la grada igual que si fuera uno más sobre el verde. «Fue algo que sentí desde muy dentro. Y más teniendo en cuenta el desengaño que sufrimos el año anterior con la derrota en Compostela», comenta. 

Quién si jugó fue Rodri. Un capitán que pudo resarcirse tras la desazón de la temporada anterior. «Esa plantilla merecía el ascenso. Teníamos una deuda pendiente», afirma. Fael, por su parte, está convencido de que caer en tierras gallegas les sirvió como un aprendizaje para el choque frente al Cartagena. «Lo de Compostela del año anterior nos hizo hacer mejor las cosas y madurar. Sabíamos que no podíamos equivocarnos otra vez».

Día especial 

El pasado 17 de abril, en los prolegómenos del encuentro ante el Unionistas, se reunió en el césped del Nuevo Vivero todo aquel plantel que logró el ascenso en 1992, con motivo precisamente de estos treinta años. El acto, organizado por la Asociación de Veteranos del club y con el respaldo del Ayuntamiento de Badajoz, sirvió para rendir honores a los protagonistas de ese ascenso. «Lo más bonito que ha pasado en el club es que todavía podamos seguir hablando entre los compañeros», afirma ‘el tigre’ José Antonio Valverde.

Pero a pesar de ese homenaje, el día especial es el 28 de junio. «Para mí el ascenso fue algo especial. Hacerlo como pacense, junto con esa gente que me ha visto desde juvenil, ha sido una de las mayores alegrías que he tenido en mi vida», asegura Durán.

Pablo Manzano es otro que jamás podrá olvidar este día. «Cada vez que llega esa fecha tan señalada, no dejo de emocionarme. Cada año que pasa, te das cuenta de todo lo que se logró».

Podrán pasar días, meses, años, y el final de todos los siglos, pero el recuerdo de ese día pervivirá por siempre en la memoria de la gente de la capital pacense. Aunque estuvo muy cerca de repetirse en 2021 y se escapó de una forma cruel, los pacenses van a seguir intentándolo.

Compartir el artículo

stats