Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Primera RFEF

Los jugadores del Badajoz protagonizan una inédita protesta

Los blanquinegros lucieron una camiseta que apuntaba contra Parra, Oliver y Lanuspe en los prolegómenos del choque ante el Valladolid Promesas

Los jugadores del Badajoz protestaron antes del encuentro @DeportesCEX

El hartazgo de la plantilla y los trabajadores del club está sobrepasando todos los límites. Después de hacer el gesto de estar arrodillados y esposados ante el Bilbao Athletic y de lanzar dos comunicados con la firma de AFE durante la semana pasada denunciando su delicada situación, los blanquinegros, antes de volver a repetir la famosa protesta de los primeros treinta segundos de partido, protagonizó una reivindicación inusual y sin precedentes conocidos en el fútbol extremeño y muy probablemente también a nivel nacional. Los jugadores saltaron al césped de los anexos de Zorrilla portando una camiseta con el mensaje «Oliver, Lanuspe, Parra, ¡Basta ya!”. En este sentido, no existen precedentes recientes de que jugadores de ningún equipo -ni de fútbol, ni de ninguna otra disciplina- se pronuncien de una manera tan clara apuntando hacia alguien con nombre y apellidos, lo que deja patente que los futbolistas del conjunto pacense van a ir a por todas para tratar de resolver su situación.

El mundo del fútbol se está acostumbrando a dejar imágenes cada vez más habituales de impagos y de incómodas situaciones extradeportivas. En ese escenario, la afición suele ser la primera en movilizarse, ya sea dentro o fuera del campo, como en cualquier otro emplazamiento. En estos casos, la hinchada luce pancartas e incluso tifos que ocupan buena parte de las gradas del estadio clamando contra los culpables de la situación con nombres y apellidos. 

Por su parte, en el caso de los futbolistas, normalmente las protestas llegan después que la de los aficionados. En este sentido, se han llegado a ver encierros, huelgas de entrenos, paros parciales durante un encuentro o incluso incomparecencias que han traído consigo la expulsión de la competición y posterior desaparición de la entidad. Pero no es algo ni mucho menos usual que los jugadores disparen públicamente ante personas concretas con nombres y apellidos. En Extremadura se recuerda el caso de hace diez años, cuando el Sporting Villanueva Promesas protagonizó el encierro más largo de un equipo de fútbol en un vestuario y lucieron la pancarta que portaba el mensaje “Directiva dimisión”.

Culpables de la situación

La protesta del Badajoz además, no tiene como protagonista un único culpable. Los jugadores blanquinegros ponen en el centro de sus quejas a Luis Oliver, o al grupo inversor con el que llega, Lanuspe, pero también sitúan sus miras en un Joaquín Parra, que, a día de hoy sigue siendo propietario del club a falta de una firma que no termina de llegar y que durante varios meses en la cárcel se negó a aceptar las ofertas de compra que le llegaban por el club, aumentando así la situación de deuda.

El entrenador, Isaac Jové, admitió tras la derrota en Valladolid que el resultado adverso viene de la mano de la situación extradeportiva.  «Estos problemas no son una piedrecita, son una roca que nos ponen en el camino. Las imprecisiones y la falta de concentración se pueden achacar a este tema», expresó tras el choque.

Compartir el artículo

stats