Kiosco

El Periódico Extremadura

Antonio García Salas

En positivo

Antonio García Salas

Tren versus coche

El tren es el medio que está considerado como el más eficiente para medias distancias de pasajeros y largas distancias para mercancías. Para pasajeros, en distancias muy cortas el automóvil puede ser más competitivo y en largas distancias lo puede ser el avión. Cualquier consideración genérica es refutable, pues hay muchos elementos a considerar como la contaminación, la comodidad, la seguridad, aprovechamiento del tiempo de desplazamiento y tantos otros más. Pero me permitirán que haga una comparación del tren y el coche solo en lo referente a los tiempos relativos de uno y otro. Y así y todo los tiempos dependerán de dónde se encuentre dentro de la ciudad y su distancia de la estación y de la velocidad a la que se traslade uno en coche y las paradas que haga.

Vamos a considerar cómo quedan las principales ciudades españolas en sus desplazamientos a Madrid comparando el coche y el tren. Para los tiempos en tren consideraremos los mejores tiempos que ofrece Renfe en su web y para los tiempos de desplazamientos en coche tomaremos los que ofrece Google Map y la web Vía Michelin. Haciendo esta simple comparación solo hay 10 capitales de provincias que tienen más tiempo en tren que en carretera: Badajoz, Cáceres, Almería, Jaén, Teruel, Soria, Ávila, Bilbao, Vitoria y San Sebastián. El resto de las capitales españolas tienen más proximidad a Madrid por tren que por carretera. Algunas regiones periféricas como Asturias, Cantabria, o Murcia tienen situaciones límites de equilibrio entre los dos medios frente a otras periféricas que están muy bien dotadas de vías rápidas de trenes como Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, Galicia, Aragón o las dos Castillas en su conjunto. 

Está claro que hay dos Españas: una conectada y otra periférica. Y esta posición periférica no la marca solo la geografía, sino también las infraestructuras. Hoy en esta columna quiero reclamar la atención que debemos exigir de España para que priorice las conexiones de los lugares más periféricos y abandonados en conexiones. Estando ya en marcha y con fechas de soluciones del tren al País Vasco y a Murcia, quiero resaltar mi solidaridad con esas provincias todavía desconectadas como Almería, Jaén, Teruel y Soria, pero sobre todo a las que están en el Corredor Sudoeste Ibérico de las provincias de Toledo, Cáceres y Badajoz. No se trata de que reclamemos nuestros derechos y nuestra parte proporcional, se trata de exigir una prioridad absoluta de tantos años de abandono. Este verano nos toca exigir que lo que se ha puesto en marcha funcione como un reloj, pero a pesar de este avance, seguiremos estando en la periferia y en la España desconectada, y no podemos esperar más años para que veamos perspectivas de equiparación con el resto de España. Quedan algunas ciudades en España por conectar como debemos estar en el siglo XXI y a ese pequeño número de ciudades España debe prestarle una prioridad de Estado. Es pura dignidad de Estado que debemos reclamar con todo el derecho del mundo.

Compartir el artículo

stats